Libros

Números libro de la biblia

¿Porque se llama Numeros?
El libro de Números se denomina así debido a la instrucción que el Señor le dio a Moisés de contar a todos los varones israelitas “[de] veinte años arriba, todos los que [puedan] salir a la guerra” (véase Números 1:3). Moisés contó a los varones israelitas dos veces, una vez en el monte Sinaí y después en los campos de Moab, cerca de Jericó (véase Números 26). El libro también da cuenta de las experiencias de fidelidad y de rebelión de los israelitas conforme anduvieron errantes por el desierto durante 40 años. A medida que los alumnos estudien el libro de Números, aprenderán la importancia de confiar en el Señor y obedecerle, así como la de apoyar a Sus líderes escogidos.

¿Quién escribió este libro?

Moisés es el autor de Números. A él lo llamó el Señor para que sacara a los hijos de Israel de la servidumbre en Egipto, y los guiara por el desierto hasta la tierra prometida de Canaán. Moisés fue testigo de la mayor parte de los acontecimientos que se hallan en el libro de Números. Es probable que se haya valido de otros testigos, de escritos o de la revelación para enterarse sobre los acontecimientos que no vio, como, por ejemplo, los tratos entre Baalam y Balac (véase Números 22–24). Además, los editores y escribas posteriores pueden haber alterado el texto del libro, tal como lo ilustra la observación entre paréntesis que indica que “Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” (Números 12:3; véase también Moisés 1:41).

¿Cuándo y dónde se escribió?

Existen diversas opiniones sobre cuándo se escribieron Números y los demás libros de Moisés, y no sabemos con exactitud dónde se hallaba Moisés al escribir el libro. No obstante, el texto brinda información concerniente al entorno de los acontecimientos que se narran en el libro. Por ejemplo, en Números 1:1–10:10 se da cuenta de los acontecimientos que ocurrieron antes que Moisés y los hijos de Israel partieran del monte Sinaí. Las experiencias de Israel en el desierto se hallan en Números 10:11–21:35. Por último, Números 22–36 refiere los acontecimientos que ocurrieron en los campos de Moab (en la frontera oriental de Canaán), conforme Israel se preparaba para entrar en la tierra prometida.

Estructura del libro

Este relato de la segunda etapa del viaje de Egipto a Canaán, desde el Sinaí hasta la tierra de promisión, puede dividirse en tres grandes partes.

  • La primera relata los preparativos para la partida desde el Sinaí (1.1–10.10). Comprende un censo del pueblo, la purificación del campamento, los últimos acontecimientos en el Sinaí y los reglamentos para marchar y acampar, determinados por la nube de la presencia de Dios y los toques de clarín que daban la señal de partida.
  • La segunda parte presenta los fallos que impidieron que la generación que salió de Egipto entrara en la tierra prometida (10.11–25.15). En el camino entre Sinaí y Moab ocurrieron cosas trascendentales como el envío de los doce exploradores; la rebelión del pueblo en Cades, castigada con treinta y ocho años de peregrinación; la fabricación de la serpiente de bronce; el envío de Balaam y su vaticinio favorable a Israel, y la idolatría de los israelitas seducidos por los madianitas.
  • En la última parte se relata la preparación de una nueva generación para entrar a la tierra prometida. Se les ofrece prescripciones para la conquista y repartición de Canaán (26–36). Antes de tomar Transjordania se realizó un nuevo censo y Josué quedó nombrado como sucesor de Moisés. Luego se repartió la Transjordania entre
Contenido Relacionado :  Libro de jeremias

las tribus de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés y se establecieron los reglamentos que los israelitas debían observar cuando conquistaran y se repartieran la tierra de Canaán, al otro lado del Jordán.

El tiempo mas largo

Uno de los asuntos que le confiere mayor peso a lo que acabamos de decir es el que se descubre al comparar el tiempo en que ocurrieron estos acontecimientos en Números con relación a los del Éxodo y los del libro de Levítico. Desde el Éxodo hasta el libro de Levítico tenemos aproximadamente un año; luego el libro de Levítico se desarrolla en solamente un mes. Pero en el caso del libro de Números, este abarca un período de cuarenta años, lo que lo hace atrayente y sumamente instructivo para entender el asunto del que se hace mención más arriba y que tiene que ver con la manera que se dio la relación entre un pueblo desobediente y un Dios santo y lleno de gracia. En este ensayo, proponemos aprender algo de estas enseñanzas pertinentes.

Teocentrico

No parece haber discusión alguna sobre el propósito del libro de Números que, a pesar de poder considerarlo como un libro histórico por su duración –una generación completa—es principalmente una narración de la fidelidad y paciencia de Dios que se despliega a través de todo el libro. Por esta misma razón la mejor forma de ver el contraste entre la fidelidad y gracia de Dios para con Israel y la constante rebeldía de la nación es enfocándonos primeramente en Dios y su obrar, y luego en Israel y su respuesta.

Una melodía de gracia y bondad se puede escuchar a lo largo de los primeros diez capítulos del libro; si notamos que, una nación de aproximadamente dos millones de personas, recibió instrucción de parte de Dios sobre cómo organizarse para una marcha que no debía durar más de un mes para llegar a la tierra prometida. Dios tomó la iniciativa y eso lo observamos desde el primer versículo del libro donde se nos dice que él se comunicó y habló a Moisés en el desierto, pero desde el tabernáculo de reunión; y que su primera instrucción fue la realización de un censo para ordenar al pueblo (Nm. 1:1-2). Luego, todo lo que tiene que ver con el avance, el orden de los levitas, la limpieza del campamento, el cuidado en la convivencia y los votos personales (Nm. 2-6) es sellado con la bendición sacerdotal sobre la nación (Nm. 6:22-26) que rubrica la gracia de Dios sobre un Israel en peregrinaje.

Contenido Relacionado :  Evangelio segun Lucas

Una nación rebelde

Pero a partir del capítulo 11 y prácticamente hasta el capítulo 25 entramos en la “zona roja” del libro de Números donde la nación no corresponde al cuidado de gracia y fidelidad de parte de Dios. Esto es lo que hace que brille más la paciencia de Dios, que se haga más notorio su compromiso de cumplir su pacto que juró a Abraham, Isaac y Jacob. “La respuesta de Israel a Moisés reflejaba su obediencia o desobediencia al Señor”1 y esto es lo que se ve de aquí en más. Queja tras queja se reiteran al menos 1 en nueve oportunidades las cuales se registran en los capítulos 11, 12, 14, 15, 16, 20, 21 y 25. Hay un provechoso contraste que hace el autor Paul Benware en su libro “Panorama del Antiguo Testamento”. El, muestra cómo en al menos en estas nueve situaciones hay una manifestación de rebeldía seguida por una reacción de Moisés y una respuesta de Dios.2 Pero, como lo dice el mismo autor, ”Quejarse es un ataque al amor y al carácter de Dios, y es considerado por Dios de manera muy seria”3

Hay un gran y final juicio de Dios que se deriva a partir de la desafiante incredulidad y desobediencia de Israel en el capítulo 14 al negarse a subir a la tierra que les estaba siendo dada en heredad y por gracia en cumplimiento del pacto con los patriarcas. Sin embargo, el hecho de que Dios haya permitido que una segunda generación avance y llegara a las puertas de la tierra prometida habla a grandes luces que nunca abandonará a su pueblo, sino que será fiel a sus promesas.

Contenido Relacionado :  Libro de Isaías

Datos relevantes de el libro de números

  1. Números es el libro de las peregrinaciones en el desierto, y revela con claridad por qué Israel no tomó posesión de la tierra prometida inmediatamente después de salir del monte Sinaí, sino que tuvo que andar errante en el desierto durante treinta y nueve años.
  2. Es el libro de las murmuraciones, que registra la continua murmuración de los israelitas por el descontento y sus quejas amargas contra Dios y su trato con ellos.
  3. Es el libro de la disciplina divina, mostrando a un Dios que sí disciplina a su pueblo y ejerce el juicio cuando este persiste en las quejas y la incredulidad.
  4. Ilustra el principio de que sin fe es imposible agradar a Dios. (cf. Hebreos 11:6). A través de Números se contempla como el pueblo de Dios solo pudo avanzar confiando en él con la fe firme.
  5. Números revela con profundidad el principio teológico de que si una generación falla, Dios levanta otra para cumplir sus promesas y realizar su propósito.
  6. El censo anterior a Cades-barnea y el censo posterior en las llanuras de Moab antes de entrar a Canaán revelan que no fue el tamaño insuficiente del ejército de Israel lo que le impidió entrar en la tierra prometida la primera vez, sino su falta de fe.

Vídeos de Números libro de la biblia

https://www.youtube.com/watch?v=uAEpt6b-w7M

Contenido

Entradas Relacionadas