Libros

Libro de Josué

Libro de josue
El libro más importante de la historia de la humanidad es la Biblia, siendo el lugar donde se recogen los escritos más importantes del cristianismo, la religión predominante desde hace siglos. La Biblia está protagonizada por numerosos personajes relevantes, los cuales transmitían el mensaje de Dios, siendo uno de estos protagonistas Josué.

¿Quién escribió este libro?

No sabemos con certeza quién escribió el libro de Josué. El libro recibió su nombre por Josué, su personaje principal y sucesor de Moisés como el profeta del Señor para Israel . Cerca del final del ministerio de Josué, después de que los israelitas habían entrado en el convenio de no servir a dioses falsos en la tierra prometida, el narrador del libro declara que “…escribió Josué estas palabras en el libro de la ley de Dios” (Josué 24:26). Ese pasaje podría indicar que Josué escribió por lo menos una porción del libro que lleva su nombre.

Como muchos de los profetas del Antiguo Testamento, el ministerio de Josué presagió simbólicamente el del Hijo de Dios: “Así como Moisés en su papel de profeta, legislador, mediador y libertador fue un modelo de Jesucristo, también Josué, que llevó a Israel a la tierra prometida, fue un símbolo de Jesús, que lleva a los fieles a la suprema tierra de promisión, el reino celestial.

¿Cuándo y dónde se escribió?

Existen varias opiniones acerca de cuándo se escribió el libro de Josué. Algunos detalles dentro del libro de Josué sugieren que pudo haberse escrito durante el tiempo en el que vivió Josué (tiempo que muchos eruditos datan entre los siglos XV y XIII a.C.), o poco después. Por ejemplo, Josué 6:25 declara que Rahab, a quién se salvó en Jericó, “habitó… entre los israelitas hasta hoy”, lo que indica que Rahab y otros contemporáneos de Josué aún estaban con vida cuando se escribió este libro. El libro se escribió posiblemente en la tierra de Canaán.

Contenido Relacionado :  Libro de Génesis

Historia de Josué y el Éxodo

Josué era hijo de Nun, un miembro de la tribu de Efraín. Su nacimiento tuvo lugar en Egipto, siendo allí donde conoció a personajes tan importantes como Moisés o Caleb. Durante el Éxodo, fue uno de los ayudantes de Moisés siendo uno de sus comandantes en su marcha de Egipto hacia el desierto. Fue el líder de las tropas israelitas en su primera batalla contra los amalecitas al marcharse de la ciudad, la cual tuvo lugar en la ciudad de Refidín, y que terminó con la victoria de las tropas dirigidas por Josué.

Más tarde, fue el elegido por Moisés para ir con él al Monte Sinaí, donde se iba a encontrar con Dios, pero Josué se quedó a mitad de camino, no siendo testigo de la entrega de los 10 mandamientos. Tras volver ambos vieron como los israelitas habían comenzado a rogar a un becerro de oro, lo cual provocó la ira de Moisés que destruyó las tablas donde se encontraban los 10 mandamientos. Moisés volvió a subir al Monte para recrear las tablas, pero en esta ocasión Josué se quedó en el campamento cuidando que el pueblo israelita no cambiará sus creencias.

Josué también fue uno de los 12 espías enviados por Moisés a Canaán, siendo junto a Caleb el único que trajo un informe positivo sobre la ciudad, y se dice que fue esta la razón por la que fueron los únicos de su generación que pudieron entrar en la Tierra Prometida tras vagar por el desierto durante años.

Tras llegar a la Tierra Prometida Dios prohibió a Moisés entrar, como castigo por haber roto las tablas de los mandamientos en el Monte Sinaí. Dios eligió como sucesor a Josué, y se dice que le dio la invencibilidad para que pudiera conquistar la Tierra Prometida.

Contenido Relacionado :  El evangelio según San Marcos

Las conquistas de Josué y su muerte - su historia resumida
Para concluir esta lección sobre la historia de Josué en resumen, debemos hablar sobre la etapa final de su vida, desde el momento en el que se convirtió en líder de los israelitas, hasta su muerte cuando ya había cumplido su misión.

Poco después de convertirse en líder de los israelitas, Josué fue capaz de dividir las aguas del Río Jordán, al igual que Moisés había logrado con las del Mar Rojo. Animados por tal hazaña los israelitas fueron capaces de conquistar la ciudad de Jericó, destruyendo tanto las murallas como la ciudad entera, maldiciendo Josué a todo aquel pueblo que osara reconstruir la ciudad.

Más tarde intentó atacar la ciudad de Hai, pero los israelitas fracasaron por el pecado de Acán, quien había robado una serie de objetos preciosos de Dios. Acán fue lapidado y, poco después, Josué y sus tropas conquistaron la ciudad de Hai. Pero la paz duró poco, y los israelitas tuvieron que hacer frente al ataque de cinco reyes distintos. Josué pidió ayuda a Dios, y este mandó un gran granizo que mató una gran cantidad de soldados enemigos, y al mismo tiempo paró el Sol y la Luna para que la batalla tuviera lugar de día.

Los meses siguientes Josué conquistó varias ciudades, asegurando toda la zona de Canaán, y asignó numerosas tierras a diferentes pueblos israelitas. Fue con ello que tras años de luchas los israelitas encontraron un lugar que podían llamar hogar, ya muy lejos del Egipto que les había hecho esclavos.

Contenido Relacionado :  Libro de Daniel

Fue tras todo esto, con una edad ya avanzada, que Josué se despidió de los suyos, y les advirtió que debían seguir siendo leales a Dios. Tras esto Josué falleció, con la increíble edad de 110 años. Por sus grandes hazañas Josué es considerado como uno de los personajes más importantes del cristianismo, siendo uno de los mayores portadores de la paz que los israelitas tuvieron durante años.

Bosquejo

Josué 1–6 Los hijos de Israel cruzan milagrosamente el río Jordán y entran en la tierra prometida. Inician su conquista de la tierra al destruir la ciudad de Jericó.

Josué 7–12 Israel pierde una batalla contra el pueblo de Hai a causa de su desobediencia. Después de arrepentirse de su desobediencia, los israelitas prosperan en la batalla al pelear el Señor por ellos. Ellos obtienen control de la tierra prometida.

Josué 13–21 Se divide la tierra prometida entre las tribus de Israel. Sin embargo, no todos los habitantes inicuos son expulsados de la tierra. Los israelitas instalan el tabernáculo en un lugar llamado Silo. Algunas ciudades se designan como ciudades de refugio.

Josué 22–24 Antes de su muerte, Josué exhorta al pueblo a ser valiente, a guardar los mandamientos del Señor y a amar al Señor. Él y el pueblo hacen convenio de elegir al Señor y servirlo sólo a Él. Josué y Eleazar, el tercer hijo de Aarón, mueren.

Vídeos de Libro de Josué

Contenido

Entradas Relacionadas