Versiculos

Números 6:24-26

Bendición
Esta hermosa bendición constituye lo más excelente de la poesía hebrea. Nos permite estudiar en profundidad el concepto de bendición en el Antiguo Testamento. La palabra en hebreo traducida como [bendecir] en este pasaje es [Barak], significa literalmente [arrodillarse]. Cuando se aplica a la relación desde Dios hacia el hombre, la idea que nos transmite el texto es: [para bendecir al hombre como un beneficio].

Números 6:24-26

Reina-Valera 1960
24 Jehová te bendiga, y te guarde;

25 Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;

26 Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.

La bendición de Dios

Dios bendice a las personas de diversas maneras, en lo espiritual, mental, emocional y material, pero el enfoque aquí está en la bendición de las personas por medio de palabras. Nuestras buenas palabras se convierten en una expresión de la gracia de Dios en la vida de otras personas. Dios promete, “Así invocarán Mi nombre sobre los hijos de Israel, y Yo los bendeciré” (Nm 6:27).

Las palabras que usamos en el trabajo tienen el poder de bendecir o maldecir, edificar a otros o destrozarlos. Con frecuencia, nuestra elección de palabras tiene más poder del que creemos. Las bendiciones en Números 6:24-26 declaran que Dios lo guardará, tendrá misericordia de usted y le dará paz.

En el trabajo, nuestras palabras pueden “guardar” a otras personas, es decir, las pueden reafirmar, proteger y apoyar. “Yo estoy disponible si necesitas ayuda, y no te lo reprocharé después”. Nuestras palabras pueden estar llenas de gracia y ser las que mejoren alguna situación. Por ejemplo, podemos aceptar la responsabilidad por un error compartido, en vez de pasarles la culpa a otros minimizando nuestro rol.

Nuestras palabras pueden traer paz cuando restauramos relaciones que han sido quebrantadas. Por ejemplo, “sé que las cosas están mal entre nosotros, pero quiero encontrar la forma de volver a tener una buena relación contigo”. Por supuesto, hay momentos en los que tenemos que oponernos, criticar, corregir y tal vez sancionar personas en el trabajo. Aun así, podemos escoger si criticamos la acción incorrecta o si condenamos a la persona como tal. De igual forma, cuando alguien hace el bien, podemos elogiar en vez de mantenernos callados, a pesar del riesgo que esto puede representar para nuestra reputación o apariencia seria.

Contenido Relacionado :  Genesis 3:19

¿Cuál es el significado de Números 6:24?

La mayor parte de Números 6 trata del voto nazireo, con todas sus reglas y condiciones (Números 6:1-20). Cuando un israelita hacía un voto nazireo, se consagraba al Señor o se separaba en el servicio al Señor (Números 6:2,21).

El requisito del voto era aceptar estar separado del Señor por un período determinado, lo que significa que el voto no era permanente o continuo (Números 6:5,13).

Siguiendo la misma idea de ser apartado, la bendición sacerdotal introducida en Números 6:24 es la forma en que el Señor recuerda a los israelitas que son apartados como una nación santa en contraste con el resto del mundo (Deuteronomio 7:6; 14:2; 26:18-19).

A diferencia del voto nazireo, la bendición es una declaración, no está condicionada a seguir una serie de reglas. Además, en contraste con el voto nazireo, que podía ser tomado libremente por cualquier hombre o mujer israelita, declarar la bendición no era una elección (Números 6:22-23).

El Señor le dijo específicamente a Moisés: "Dile a Aarón y a sus hijos: 'Así es como debes bendecir a los israelitas. Díganles..." (Números 6: 23).

Además de ser una bendición, que demostraba la singularidad de Israel como nación apartada para Dios, la bendición contenía la promesa de Dios dada a través del sacerdocio aarónico. El sacerdote declararía la bendición sobre la nación de Israel, impartiendo la Palabra de Dios.

Dada justo antes de un tiempo de dificultad en el que Israel sería castigado por vagar en el desierto durante 40 años (Números 14:34), esta bendición sacerdotal serviría como recordatorio de la presencia de Dios y de la provisión para su pueblo.

Contenido Relacionado :  Exodo 20:4

Las promesas del Pasaje: Bendecir

El primer punto de la bendición sacerdotal, que el Señor otorgaría, era "bendecir". En español, la palabra "bendecir" conlleva la idea de recibir un favor especial, regalos o dotaciones de Dios.

Por ejemplo, un cristiano puede recibir una bonificación inesperada en el trabajo y declarar con entusiasmo: "¡El Señor me ha bendecido!" Todas las cosas buenas vienen de Dios (Santiago 1:17), pero la palabra hebrea "barak" utilizada en Números 6:24 tiene un significado diferente y mucho más profundo.

Barak es una palabra hebrea que actúa como verbo en este versículo. Curiosamente, según la Concordancia de Strong, nº 1288, la palabra puede significar arrodillarse ante alguien. Por ejemplo, barak también se encuentra en Génesis 24:11, cuando el siervo de Abraham hizo que la caravana de camellos se arrodillara fuera de la ciudad, cerca del pozo.
En hebreo, la palabra tiene la idea de que la gente adora a Dios arrodillándose ante él y que Dios se inclina hacia el hombre en una relación. Por lo tanto, barak o bendición significa específicamente la presencia especial de Dios con su pueblo.

Ser bendecido en el sentido español de la palabra generalmente conlleva la idea de recibir regalos o cosas buenas de Dios.

Aunque Dios provee graciosamente a la humanidad con cosas buenas, las palabras "para bendecirte" en Números 6:24 se refieren específicamente a la presencia del Señor con Su pueblo en una relación cercana. Dios es la bendición que recibieron los israelitas.

Bendecido por conocer a Dios

Números 6:24-26 es una poderosa promesa declarada en una bendición sacerdotal. El Señor mismo, que sacó a los israelitas de Egipto, estaba presente de manera única con la nación de Israel (Éxodo 20:2; Deuteronomio 5:6).

Contenido Relacionado :  Mateo 6:19-34

No sólo estaba presente con ellos en una relación especial, sino que también prometió proteger y guardar a Israel. De esta manera, Israel fue muy bendecido por tener al Señor como su Dios.

Del mismo modo, los cristianos de hoy son bendecidos por conocer al Señor de una manera cercana e íntima. Aunque la iglesia es distinta de Israel, los cristianos tienen una relación especial con el Señor y pueden encontrar consuelo en las palabras de la bendición sacerdotal.

Los creyentes son bendecidos y guardados más específicamente al conocer a Jesús, quien siempre está presente con sus seguidores (Mateo 28:20) y los preserva espiritualmente (1 Tesalonicenses 5:23-24).

Como se afirma en Romanos 8:37-39, "No, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni el presente ni el futuro, ni ningún poder, ni la altura ni la profundidad, ni ninguna otra cosa en toda la creación, podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús, nuestro Señor" (NVI).

Dios sigue siendo el centro de la bendición que reciben los creyentes, que es estar en una relación salvadora con el Señor.

Vídeos de Números 6:24-26

Contenido

Entradas Relacionadas