Libros

Libro de Eclesiastés

Eclesiastes
El autor de este Libro es un “Sabio” de mediados del siglo III a. C. que pone sus reflexiones en boca del ECLESIASTÉS, palabra griega que significa “predicador” o “presidente” de una asamblea religiosa. De ahí el titulo de la obra, cuyo nombre hebreo -COHÉLET-parece significar más o menos lo mismo. El hecho de identificar a este “predicador” con el rey Salomón es un artificio literario común a todos los escritos sapienciales.

Libro de Eclesiastés

El nombre Eclesiastés es una traducción de la palabra hebrea koheleth, que significa “quien convoca una asamblea” o simplemente un predicador .En todo el libro, el autor presenta una serie de preguntas en busca del propósito de la vida. Sus preguntas y conclusiones subsiguientes ilustran su propia búsqueda para comprender por qué estamos aquí en la Tierra. Conforme estudien este libro, los alumnos pueden también considerar el propósito de la vida mortal y descubrir con el autor que un día todos tendremos que comparecer ante Dios y ser juzgados.

¿Quién escribió este libro?

Se sabe poco acerca del autor de Eclesiastés aparte de su propia descripción como “…el Predicador, el hijo de David, rey en Jerusalén” (Eclesiastés1:1).

¿Cuándo y dónde se escribió?

No está claro cuándo ni dónde se escribió este libro. En Eclesiastés 1:1–11 y 12:8–14, en el texto se hace referencia al Predicador en tercera persona, lo cual puede indicar que alguien que no era el Predicador compiló sus escritos y enseñanzas en algún momento después de que se dieron. Eso dificulta aún más el poder saber cuándo y dónde se escribió el libro.

¿Cuáles son algunas de las características distintivas del libro?

El libro de Eclesiastés es único porque a pesar de que el Predicador es creyente, a menudo formula preguntas y hace declaraciones como si no lo fuera. Todo lo que dice, por lo tanto, se debe tomar en el contexto de su conclusión final en Eclesiastés 12:13–14: que un día todas nuestras obras en esta vida las juzgará Dios. Las enseñanzas de este libro parecen estar dirigidas a personas que no creen en Dios o que por lo menos aún no están completamente consagradas a Él. El Predicador presenta preguntas y declaraciones con las cuales muchas de esas personas pueden sentirse inclinadas a estar de acuerdo, pero después las ayuda a ver cuánto propósito y significado podemos recibir en la vida cuando procuramos vivir de acuerdo con la voluntad de Dios.

Contenido Relacionado :  El libro de jonas

Resumen

El Libro del Eclesiastés es un ensayo sobre el tema "¿Vale la pena la vida?". Irónicamente, el escritor responde a esta pregunta de forma negativa. Considera los diversos fines o metas por los que la gente vive y encuentra que cada uno de estos motivos sólo trae vanidad y frustración: "Sin embargo, cuando examiné todo lo que mis manos habían hecho y lo que me había esforzado por conseguir, todo carecía de sentido, era una persecución del viento; nada se ganaba bajo el sol".

Refiriéndose a sí mismo como una persona mayor con medios considerables y como un hombre que personalmente ha probado los caminos por los que la gente persigue una vida con sentido, el escritor encuentra que la vida, en última instancia, es autodestructiva. Ha probado las riquezas y ha descubierto que no satisfacen. Ha buscado la fama y ha descubierto que también es un sentimiento vacío. Incluso ha buscado la sabiduría, pero ésta tampoco satisface al espíritu humano. Cuanto más aprende, más insatisfecho está con lo que ya ha alcanzado.

Justicia

Algunas personas siguen el camino de la justicia, creyendo que serán recompensadas, pero el autor del Eclesiastés está convencido de que no hay recompensas. Sus observaciones le dicen que a una persona justa no le va mejor que a una persona malvada; a veces, a la persona justa ni siquiera le va bien. Independientemente de cómo viva un individuo, todos seremos olvidados después de morir, pues la muerte llega tanto a los justos como a los malvados.

El escritor parece estar familiarizado con la creencia de algunas personas de que las recompensas y los castigos se aplicarán a los individuos en una vida futura que está más allá de la tumba, pero él no da crédito a esta noción. Nos dice que la muerte de un humano es comparable a la de una bestia, y se pregunta irónicamente: "¿Quién sabe si el espíritu del hombre se eleva y si el espíritu del animal desciende a la tierra?".

Contenido Relacionado :  Evangelio segun Lucas

Dice con énfasis: "Todos tienen el mismo aliento; el hombre no tiene ninguna ventaja sobre el animal. Todo carece de sentido". No cree en el progreso, sino que apuesta por una teoría de la historia cíclica: "Lo que ha sido volverá a ser, lo que se ha hecho volverá a hacerse; no hay nada nuevo bajo el sol".

Es cierto que cada generación cree que desarrolla algo nuevo, pero los logros de las generaciones anteriores se olvidan, al igual que no se recordarán los de la generación actual. Además, el escritor no ve ningún sentido en intentar mejorar el mundo: "Lo que está torcido no se puede enderezar; lo que falta no se puede contar". Los deseos de la gente no pueden satisfacerse, pues cuanto más ve la gente, más quiere ver; cuantas más cosas adquiere la gente, menos satisfecha está con lo que ha obtenido.

El escritor del Eclesiastés es

un cínico, pero es un cínico amable que no se ha amargado con el mundo, pues está decidido a sacar lo mejor de lo que puede. A diferencia del autor de Job, que se preocupa emocionalmente por el sufrimiento de personas inocentes, el escritor del Eclesiastés acepta su situación tal como es y se niega a alterarse por ella. A lo largo del libro, dice una y otra vez: "El hombre no puede hacer nada mejor que comer y beber y encontrar satisfacción en su trabajo".

Aunque acepta una especie de fatalismo según el cual hay un tiempo y un lugar definidos para todo, su libro está lleno de consejos sobre cómo debe vivir una persona para obtener el mayor disfrute de la vida. Por encima de todo, aconseja la moderación: "No seas demasiado recto, ni demasiado prudente, ¿por qué destruirte?". Una persona debe encontrar un término medio feliz.

Contenido Relacionado :  El libro de salmos

Una de las tragedias de la vida, nos dice el autor, es que una persona dedique tanto tiempo y energía a prepararse para la vejez que, cuando ésta llega, es incapaz de disfrutarla. Debemos disfrutar de la vida mientras somos jóvenes, pues la vejez se caracteriza por la debilidad y los achaques que no son más que el preludio del momento en que "el polvo vuelve a la tierra de la que salió, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio".

Análisis del libro

El libro del Eclesiastés es único en muchos aspectos. Uno se pregunta cómo es posible que un libro de tono tan escéptico y de contenido tan poco ortodoxo haya sido incluido en el canon de las escrituras sagradas. Es de suponer que varios factores aseguraron su inclusión entre los libros del Antiguo Testamento. El Eclesiastés atrae fuertemente a muchas personas por la honestidad con la que el autor expresa sus propias convicciones.

Sabe que lo que dice no coincide con las ideas generalmente aceptadas, pero tiene el valor de decir lo que cree que es verdad. El nombre del rey Salomón, asociado desde hace mucho tiempo a la obra de los sabios, se unió a este escrito en particular y le dio un prestigio adicional.

Pero incluso con estos dos factores en apoyo de la inclusión del libro en el Antiguo Testamento, el Eclesiastés probablemente habría sido excluido del canon de las Escrituras si no hubiera sido por una adición que parece haberse hecho en el último capítulo. Aquí encontramos las palabras "Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque éste es el deber del hombre. Porque Dios someterá a juicio toda obra, incluso toda cosa oculta, sea buena o mala".

Vídeos de Libro de Eclesiastés

Contenido

Entradas Relacionadas