Libros

Libro de jeremias

Libro de jeremías
El Libro de Jeremías (en hebreo, ספר יִרְמְיָהוּ‎‎ (sefer yermiyahu), abreviado Jer. o Jerem. en citas) es el segundo de los Últimos Profetas en la Biblia hebrea, y el segundo de los profetas en el Antiguo Testamento cristiano. El sobrescrito en el capítulo 1,1-3 lo identifica como «las palabras de Jeremías hijo de Hilcías», y coloca el profeta históricamente de las reformas del rey Josías en 627 a. C. hasta el asesinato del gobernador de Judá designado por Babilonia en 582 a. C.1​ De todos los profetas, Jeremías se muestra más claramente como una persona, reflexionando con su escriba Baruc sobre su papel como un siervo de Dios con pocas buenas noticias para su audiencia. Jeremías está escrito en un hebreo muy complejo y poético (aparte del versículo 10,11, curiosamente escrito en arameo bíblico). Ha llegado en dos versiones distintas, aunque relacionadas: una en hebreo, la otra conocida desde una traducción griega.​ Los estudiosos han tenido diferentes opiniones en cuanto a cómo reconstruir los aspectos históricos del Libro de Jeremías, debido a las diferencias que cada versión contiene en comparación con la otra. El libro es una representación del mensaje y el significado del profeta destinado sustancialmente a los judíos en el exilio en Babilonia: su propósito es explicar el desastre como la respuesta de Dios a la adoración pagana de Israel:​ el pueblo, afirma Jeremías, es como una esposa infiel e hijos rebeldes: su infidelidad y rebeldía hacen al juicio inevitable, si bien se anuncia la restauración y un nuevo pacto.

¿Quién escribió el libro?

Hijo de un sacerdote de la pequeña ciudad de Anatot, en Judá, el profeta Jeremías dictaba las profecías del Señor a su secretario, Baruc. Debido al linaje de Jeremías, habría sido criado como sacerdote, aunque no existe ningún registro de su servicio sacerdotal. En cambio, Dios eligió a este hombre de innegable valor para que hablara al pueblo de Judá en nombre del Señor, aunque éste no quisiera escuchar.

Contenido Relacionado :  Evangelio segun Lucas

Jeremías tenía casi veinte años cuando comenzó a profetizar, y continuó en ese oficio durante el resto de su vida adulta, unos cuarenta años o más. Debido a que su mensaje tenía poco peso para el pueblo, las profecías de Jeremías revelan una cantidad considerable de profundidad emocional -a menudo dolor por la situación del pueblo de Dios o por sus propios problemas (Jeremías 12:1-4; 15:10).

Ministerio de Jeremias

El ministerio de Jeremías comenzó en el año 627 a.C. y terminó alrededor del 582 a.C. con su profecía a los judíos que huyeron a Egipto (Jeremías 44:1). Durante la mayor parte de este tiempo, Jeremías basó su ministerio en Jerusalén. El reino meridional de Judá cayó durante el ministerio profético de Jeremías (586 a.C.), después de haber sido amenazado durante muchos años por potencias externas, primero por Asiria y Egipto y luego por sus conquistadores finales, Babilonia.

Jeremías se encontró dirigiéndose a una nación que se precipitaba hacia el juicio de Dios. Es posible que los israelitas hayan temido el futuro a medida que se acercaban las potencias externas, pero en lugar de responder con humildad y arrepentimiento, el pueblo de Judá vivió principalmente como islas para sí mismo, ignorando tanto los mandamientos del Señor como el creciente peligro que resultaba de su desobediencia

Importancia del libro de Jeremías

Las profecías de Jeremías nos ofrecen una visión única de la mente y el corazón de uno de los fieles siervos de Dios. El libro incluye numerosas declaraciones personales de compromiso emocional, pintando a Jeremías no sólo como un profeta traído a la escena para entregar el mensaje de Dios, sino también como un ser humano de sangre roja que sentía compasión por su pueblo, deseaba el juicio de los malhechores, y también se preocupaba por su propia seguridad.

Contenido Relacionado :  El evangelio según San Marcos

De manera significativa, el libro de Jeremías también nos proporciona la visión más clara del nuevo pacto que Dios pretendía hacer con su pueblo una vez que Cristo viniera a la tierra. Este nuevo pacto sería el medio de restauración para el pueblo de Dios, ya que Él pondría su ley dentro de ellos, escribiéndola en corazones de carne en lugar de en tablas de piedra. En lugar de fomentar nuestra relación con Dios a través de un lugar fijo como un templo, Él prometió a través de Jeremías que Su pueblo lo conocería directamente, un conocimiento que viene a través de la persona de Su Hijo, Jesucristo (Jeremías 31:31-34; ver también Hebreos 8:6).

Vídeos de Libro de jeremias

Contenido

Entradas Relacionadas