Libros

Libro de Génesis

Genesis
Génesis es el primer libro de la Torá o Pentateuco y, por tanto, también es el primer libro del Tanaj judío y del Antiguo Testamento de la Biblia cristiana. En hebreo los libros del Pentateuco se conocen por su primera palabra, así que para los hebreos este libro es Bereshit (‘En el principio’). El nombre génesis proviene del griego γένεσις (/guénesis/), ‘nacimiento, creación, origen’, en Génesis 2:4 En hebreo esta palabra «génesis» se dice תּוֹלֵדוֹת (‘generación’) aunque como título del libro se utiliza בְּרֵאשִׁית (/bereshít/), en ʿivrit o hebreo Be reshith son las primeras palabras de la Torá (y por ende del Tanaj) y significan «En (el) Principio», siguiendo Génesis 1:1

¿Quién escribió este libro?

Moisés es el autor del Génesis. Moisés fue un profeta llamado por Dios para conducir a los hijos de Israel al liberarlos del cautiverio en el que se hallaban en Egipto, y a través del desierto hasta la tierra prometida de Canaán. Debido a que los acontecimientos descritos en el Génesis ocurrieron antes de la época de Moisés, él no se enteró de ellos directamente. Se le dieron a conocer por medio de la revelación (véanse Moisés 1:40; 2:1) y también es posible que los haya tomado de las fuentes históricas que tenía a su alcance (véase Abraham 1:31).

¿Cuándo y dónde se escribió?

Existen diversas opiniones sobre el momento en que se escribieron el Génesis y los demás libros de Moisés, pero algunos eruditos lo calculan entre los siglos XV y XIII a. C. No sabemos con exactitud en qué lugar se encontraba Moisés cuando escribió este libro. El libro debe haber dado ánimo y esperanza a los israelitas, quienes necesitaban cultivar la fe en el Señor y comprender los convenios que Él había hecho con sus antepasados para que aquellos pudieran cumplir la función que tenían como el pueblo escogido del Señor.

Estructura del libro

El libro se divide en dos partes principales: la historia de la humanidad (caps. 1–11) y la historia de los patriarcas, o sea, el origen del pueblo del pacto (caps. 12–50). Después del relato monumental de la creación, que subraya que el dios Yahvé es el único Creador, el libro mismo sugiere la siguiente división mediante la palabra toledoth (usada once veces en Génesis y traducida casi siempre por «generaciones» en la traducción Reina Valera RV) en el sentido de «historia del desarrollo»:

  • La creación: el dios Yahvé creó todas las cosas, y a Adán y Eva a quienes colocó en el huerto de Edén (capítulos 1-2).
  • La caída: Adán y Eva, por su trasgresión introdujeron la maldición del pecado y la muerte a la historia humana (capítulo 3).
  • Caín y Abel: Esta tragedia puso en movimiento las dos corrientes fundamentales de la historia: la civilización humanista y un remanente redentor (capítulos 4-5).
  • El diluvio universal: El mundo antiguo se había vuelto tan pecaminoso que Yahvé lo destruyó con un diluvio universal, salvando solo al justo Noé y a su familia como remanente (capítulos 6-10).
  • La torre de Babel: Cuando el mundo posdiluviano se unificó en la idolatría y la rebeldía, Yahvé lo dispersó al fragmentar el idioma y la cultura, y esparcir la raza humana por toda la Tierra (capítulo 11).
Contenido Relacionado :  Evangelio según san Juan

Los capítulos 12-50 registran el origen del pueblo hebreo y enfocan el plan redentor progresivo del dios Yahvé mediante la vida de los cuatro grandes patriarcas de Israel: Abraham, Isaac, Jacob y José. El llamado de Yahvé a Abraham (capítulo 12) y sus relaciones de pacto con él y su simiente forman el comienzo decisivo de la realización del propósito de Yahvé en lo concerniente al redentor y a la redención de la historia. Génesis concluye con la muerte de José y la inminente esclavitud de Israel en Egipto.

Bosquejo

  • El comienzo de la historia humana (1:1-11:26).
  • Origen del universo y de la vida (1:1-2:25).
  • Origen del pecado (3:1-24).
  • Orígenes de la civilización (4:1-5:32).
  • El diluvio universal: El juicio del dios Yahvé sobre la civilización primitiva (6:1-8:19).
  • Nuevo comienzo de la humanidad (8:20-11:26).
  • Los orígenes del pueblo hebreo (11:27-32).
  • Llamado y viaje de fe de Abram (12:1-14:24).
  • Pacto formal de Yahvé con Abram (15:1-21).
  • Agar e Ismael (16:1-16).
  • Pacto abrahímico sellado con un nombre nuevo y la circuncisión (17:1-27).
  • La promesa de Abraham y la tragedia de Lot (18:1-19:38).
  • Abraham y Abimelec (20:1-18).
  • Isaac (25:19-28:9).
  • Jacob (28:10-26:43).
  • José (37:2b-50:26).

Interpretaciones

Para muchos, los once primeros capítulos del Génesis merecen ser considerados aparte del resto, pues describen en una forma popular el origen y creación del mundo, el hombre y la vida en general. En la actualidad, la gran mayoría de los cristianos consideran los primeros capítulos del Génesis como escritos simbólicos, que no deben ser entendidos literalmente. Sin embargo, unos pocos creen que son históricamente correctos.

La historia de la creación del mundo comienza con una contradicción sustancial entre el primer capítulo y el segundo capítulo del Génesis. En el primer capítulo Dios crea primero a los animales, y entonces crea al hombre y a la mujer a su imagen, sin establecer ninguna prioridad entre ellos (1:25-26); pero en el segundo capítulo (2:4) aparece una nueva introducción a un relato distinto: Dios, esta vez llamado Yavé crea primero al primer hombre, Adán, y lo ubica en el huerto del Edén; más adelante crea a los animales y por último crea a la primera mujer, Eva, de una costilla de Adán.

Contenido Relacionado :  El libro de jonas

Se han realizado innumerables lecturas de los primeros capítulos del Génesis y varias explicaciones del doble relato de la creación del mundo: además de las interpretaciones oficiales de la Iglesia, de cada iglesia cristiana y las distintas tradiciones judaicas, se hicieron lecturas por fuera de la religión oficial: místicas, alegóricas y científicoacadémicas. Entre ellas está la Cabala hebrea, la alegórica, incluyendo una alegoría a la evolución del Universo y la teoría de Darwin.

Para los creacionistas, defensores de la veracidad absoluta de las Sagradas Escrituras, no hay contradicción entre los dos capítulos. Cada cual hace hincapié en un aspecto distinto de la creación. El primer capítulo del libro expone un resumen global de la creación que culmina con la institución del día de reposo, mientras que en el segundo, se detalla la creación humana y la institución del matrimonio. Mientras que el primero se anuncia que Dios creó al hombre y a la mujer, en el segundo se detalla como se realizó. Según los creacionistas, la aparente contradicción nace de un error de traducción. En la Antigua Reina Valera, en el verso 19 del capítulo 2, se usa el pasado perfecto "formó" en vez del pasado pluscuamperfecto "había formado", dando al pasaje un sentido ambiguo.

En cuanto a la creación de Adán y Eva, el pasaje de Génesis 1:27, no dice que fueron creados simultáneamente, sino que fueron creados en el mismo día. Por lo cual los creacionistas sostienen que el capítulo dos no contradice al primero, sino que sólo añade detalles no mencionados en el capítulo uno. Como por ejemplo; que antes de crear a la mujer, Dios trajo todas las criaturas ante Adán para que les pusiera nombre. Todo esto con un propósito mayor que la mera taxonomía de la fauna.

Según esta interpretación, Dios creó una mujer y se la dio a Adán. Él quiso que el hombre reconociera primero que algo le faltaba, y por eso le trajo todos los animales. Adán vio que había león y leona, carnero y oveja... Pero para el varón (ish) no había una varona o hembra (isha).

Fuera de las lecturas creacionistas, la discrepancia bíblica sobre la creación alimentó la leyenda de Lilith, según la cual Dios creó primero una mujer llamada Lilith, que sería la mujer referida en el primer capítulo, y Eva, que aparece en el segundo, resultaría ser en cambio la segunda mujer.

Contenido Relacionado :  1 Tesalonicenses

En los círculos académicos predomina otra interpretación. La contradicción entre los capítulos uno y dos del Génesis es explicada mediante la hipótesis documentaria. Según esta interpretación el libro del Génesis no fue escrito por Moisés y en realidad se trata de una fusión de cuatro fuentes distintas, escritas por distintas personas en diferentes momentos y lugares. El capítulo 1 es identificado con la tradición sacerdotal mientras que el capítulo 2 pertenece a la escuela yavista. La tradición sacerdotal, que compone el primer capítulo del Génesis, es la fuente más tardía, posterior al exilio en Babilonia, cuando el judaísmo se cimentaba más como una religión que como una nación en particular, y cuyo propósito sería también reforzar la idea del sábado como día sagrado de descanso, además por supuesto de dejar claro que toda la creación, incluido el hombre, son obra de Elohim. Por otra parte, el segundo capítulo del Génesis se trataría de un escrito mucho más antiguo, de la época de los reyes en Israel, el cual vendría a ser un lamento en el que la situación sedentaria y civilizada centrada en ciudades del reino conllevaba también injusticias, pobreza y marginación, pues para ellos el relato del segundo capítulo del Génesis parecería ensalzar los valores del nomadismo y de la cercanía con Yavé provenientes de la vida en el desierto.

Las formas plurales indican, de acuerdo con la erudición moderna, un reflejo de la opinión común en el Antiguo Cercano Oriente de un dios supremo rodeado por un tribunal divino. Algunos cristianos trinitarios interpretan esto como evidencia de la doctrina de la Trinidad.

Actualmente, para muchos cristianos y judíos, los siete días de la Creación no debe tomarse literalmente y que representa metafórica y alegórica la creación del universo. Sin embargo, algunas corrientes cristianas, llamadas fundamentalistas, originarias de ciertas regiones del Estados Unidos, sostienen la lectura literal de la Biblia y rechazan la edad del universo y de la tierra estipulado por la ciencia moderna y argumentan que el universo apareció en sólo seis días hace 10 000 años. Este movimiento se denomina creacionismo cristiano y presenta una variedad de formas, que van desde el creacionismo de la tierra plana hasta la aceptación de las teorías científicas modernas sin conflicto con la lectura de la Biblia.

Vídeos Libro de Génesis

Contenido

Entradas Relacionadas