Historias

Isaac y Rebeca

Genesis 24
Sara, la esposa de Abraham, había muerto, pero Isaac, su hijo, aparentemente todavía estaba en duelo por su muerte. El padre Abraham decidió que era hora de que Isaac buscara una esposa. Envió a un siervo de confianza para encontrar una esposa adecuada para Isaac, pero ella tenía que ser del territorio original de Abraham. Dios intervino y esto hizo historia bíblica. Esta historia proviene de Génesis 24

Historia de Isaac y Rebeca

Dios prometió a Abraham que sería el padre de una gran nación. Para poder disfrutar de esa posición privilegiada, obviamente tenía que tener un hijo, y hemos trazado las luchas de fe que finalmente trajeron a Abraham y Sara su hijo. Su nacimiento fue el punto culminante de su accidentado y emocionante camino con Dios. ¡Qué felicidad trajo Isaac a su hogar! Y era un niño tan bueno, obediente y sumiso a sus padres. La sumisión parece ser la única manera de explicar cómo el viejo Abraham pudo atar al joven y ponerlo en el altar del sacrificio. Dios sustituyó un carnero en aquel drama de obediencia y fe lleno de suspense; Isaac fue liberado y los tres se reunieron con alegría como familia.

Todo indica que se trataba de una unidad familiar muy unida. Se querían mucho. El hecho de que Isaac llorara a su madre tres años enteros después de su muerte sería un indicio del amor que sentían el uno por el otro (Gn. 24:67).

Sin Ismael, Isaac era el único hijo en casa y la vida de sus padres giraba en torno a él. Nunca le faltó nada. Abraham se había hecho fabulosamente rico para entonces, y el registro revela que se lo dio todo a Isaac (Gn. 24:35, 36). Tal vez había incluso un rastro de amor asfixiante y exceso de indulgencia en su relación.

Es dudoso que Abraham y Sara se dieran cuenta de que podían estar afectando a la personalidad de Isaac y haciendo de él un mal material matrimonial por la forma en que lo estaban criando. De hecho, ni siquiera habían pensado en el matrimonio. Estaban disfrutando tanto de él que parecían olvidar que necesitaba una esposa si querían ser los progenitores de una gran nación. Pero después de la muerte de Sara, Abraham se dio cuenta de que debía tomar la iniciativa y hacer planes para encontrar una pareja para su hijo. Esa no es la forma en que nuestros hijos encuentran sus parejas matrimoniales, pero para aquella época y cultura fue una hermosa historia de amor.

Para Isaac y Rebeca fue un tierno comienzo. Abraham era viejo cuando comenzó la historia. Llamó a su siervo mayor, el encargado de toda su casa, y le dijo: "No tomarás para mi hijo una mujer de las hijas de los cananeos, entre los que yo vivo, sino que irás a mi país y a mis parientes, y tomarás una mujer para mi hijo Isaac" (Gn. 24:3, 4). Los cananeos eran una raza vil, maldita por Dios y condenada a la destrucción. A Dios no le gustaría que Isaac se casara con uno de ellos. Aunque los parientes de Abraham en el norte de Mesopotamia tenían sus ídolos, eran al menos un pueblo moral que conocía a Dios y lo respetaba. Y eran descendientes de Sem, que fue bendecido por Dios.

Era el único lugar lógico para encontrar una esposa para Isaac. Aunque ya no elegimos la pareja de nuestros hijos por ellos, debemos enseñarles desde pequeños la importancia de casarse con creyentes (cf. 1 Cor. 7:39; 2 Cor. 6:14). Esto les ayudará a encontrar la elección de Dios de un compañero de vida cuando llegue el momento de tomar esa importante decisión.

Contenido Relacionado :  Resurrección de Jesús

Así pues, el viejo siervo emprendió el penoso viaje a los alrededores de Harán, donde el hermano de Abraham había permanecido después de que éste emigrara a Canaán sesenta y cinco años antes. Abraham había asegurado al siervo que el ángel del Señor iría delante de él. Con ese sentido de dirección divina, se detuvo en un pozo de la ciudad de Nacor, que casualmente era el nombre del hermano de Abraham. Y rezó para que Dios llevara a la muchacha adecuada a ese pozo y la condujera a ofrecer agua para sus camellos. Era una petición muy específica de la pareja adecuada para Isaac. Y hay una lección para nosotros. La mejor manera de que nuestros hijos encuentren la elección de Dios para su pareja es rezar por ello. Pueden comenzar a orar desde niños sobre la persona que Dios está preparando para ellos. Orar durante esos años les ayudará a mantener su mente en el factor más importante de su elección: la voluntad de Dios.

Rebeca era hermosa

Antes de que el siervo llegara al "Amén", Dios tenía la respuesta en camino. Rebeca, que era la nieta del hermano de Abraham, salió con su cántaro al hombro. La Escritura dice que era muy hermosa y virgen. Cuando salió del pozo con su cántaro lleno de agua, el criado corrió a su encuentro y le dijo: "Por favor, déjame beber un poco de agua de tu cántaro". Ella dijo: "Bebe, mi señor" y rápidamente le dio de beber. Cuando él terminó de beber, ella dijo: "Sacaré también para tus camellos hasta que terminen de beber". Así que vació su jarra en el abrevadero y corrió de nuevo al pozo a por más, y sacó agua suficiente para los diez camellos de él (Gn. 24:15-20).

Qué chica era: hermosa, vivaz, amable, extrovertida, desinteresada y enérgica. Y cuando el siervo se enteró de que era la nieta del hermano de Abraham, inclinó la cabeza y adoró al Señor: "Bendito sea el Señor, el Dios de mi amo Abraham, que no ha abandonado su misericordia y su verdad para con mi amo; en cuanto a mí, el Señor me ha guiado por el camino hasta la casa de los hermanos de mi amo" (Gn. 24:27).

Matrimonio

Desde el principio de esta historia resulta evidente que Dios es el verdadero casamentero en el matrimonio. Cuando el criado relató a la familia de Rebeca las indicaciones de la guía de Dios, su hermano y su padre estuvieron de acuerdo. "El asunto viene del Señor", dijeron (Gn. 24:50). No importa qué tipo de problemas encuentre un matrimonio, serán más fáciles de resolver si tanto el marido como la mujer tienen la certeza de que Dios los ha unido. Las dificultades pueden superarse sin ella, y deben hacerlo si se quiere glorificar a Dios. Pero la persistente noción de que se casaron por la voluntad de Dios hará que no se entusiasmen por trabajar en su relación con una diligencia abnegada.

Rebeca se enfrentó a una decisión inmensa en su vida: dejar el hogar y la familia que nunca volvería a ver, viajar casi quinientas millas a lomos de un camello con un total desconocido, para casarse con un hombre que nunca había conocido. Su familia la llamó y le dijo: "¿Te irás con este hombre?". Y ella respondió: "Iré" (Gn. 24:58). Fue su seguridad en la dirección soberana de Dios lo que motivó su decisión, y reveló su valor y confianza.

Contenido Relacionado :  La última cena

Ciertamente, las horas de viaje estuvieron llenas de conversaciones sobre Isaac. El viejo siervo lo describió honesta y completamente. Isaac era un hombre discreto, de modales suaves y amante de la paz. Se desvivía por evitar una pelea (cf. Gn. 26:18-25). También era un hombre meditabundo, no un pensador rápido, sino más bien tranquilo y reservado. No era el gran hombre que fue su padre, pero era un hombre bueno, con una fe firme en Dios y un sentido de la misión divina. Sabía que a través de su semilla Dios traería la bendición espiritual a toda la tierra (Gn. 26:3-5). Era diferente de la radiante y rápida Rebeca, muy diferente. Pero los expertos nos dicen que los opuestos se atraen. Y Rebeca podía sentir que su corazón era atraído por aquel a quien pronto conocería y se entregaría en matrimonio.

Isaac estaba en el campo meditando al atardecer cuando la caravana de camellos se acercó llevando su preciosa carga. Rebeca se bajó del camello cuando vio a Isaac, y se cubrió con un velo como era la costumbre. Después de haber escuchado todos los emocionantes detalles del accidentado viaje y la providencial guía que le había encontrado una novia, leemos: "Entonces Isaac la llevó a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca, y fue su esposa; y la amó; así se consoló Isaac después de la muerte de su madre" (Gn. 24:67). Fue un comienzo tierno.

Pero en algún momento del camino, este matrimonio comenzó a agriarse. En segundo lugar, hay que fijarse en el trágico declive de su relación. No estamos absolutamente seguros de cuál era el problema. Ciertamente no fue falta de amor, porque Isaac amaba verdaderamente a Rebeca, y a diferencia de algunos maridos, lo demostraba abiertamente. Unos cuarenta años después de casarse, se le vio acariciándola con ternura en público (Gn. 26:8). Eso podría hacernos pensar que tenían una buena relación física. Y eso es importante para un matrimonio. Pero un marido y una mujer no pueden pasar todo el tiempo en la cama. También deben construir una profunda e íntima comunión de alma y espíritu. Deben compartir honestamente lo que sucede en su interior, lo que piensan y sienten. Y no hay muchas pruebas de que Isaac y Rebeca lo hicieran.

Rebeca queda embarazada

Un problema puede haber sido su falta de hijos. Isaac pudo haber resentido eso y no haberlo admitido nunca. Tener hijos era mucho más importante en aquella época que hoy, y lo intentaron durante unos veinte años sin éxito. Mucha amargura puede acumularse dentro de una persona en veinte años. Pero Isaac finalmente se dirigió al lugar correcto con su problema. "Y oró Isaac a Jehová en favor de su mujer, porque era estéril; y Jehová le respondió, y concibió Rebeca su mujer" (Gn. 25:21).

Sin embargo, tener bebés no resuelve los problemas. Los gemelos que pronto nacerían sólo iban a agitar un problema que ya existía en su relación. Parece que era un problema de comunicación. A Rebeca, con su personalidad burbujeante, le encantaba hablar. Isaac, con su personalidad retraída, prefería la soledad y el silencio. Era muy difícil hablar con él. A lo largo de esos años compartieron cada vez menos el uno con el otro. Y la amargura de Rebeca creció por esa falta de comunión y compañía que toda mujer anhela. Su voz probablemente adquirió un tono cáustico. Su rostro puede haber desarrollado líneas de disgusto y desprecio. Y sus miradas despectivas y sus comentarios maliciosos no hicieron más que alejar a Isaac de ella para encontrar su preciada paz. Puede que incluso se haya vuelto sordo a la frecuencia de su voz. Los expertos modernos nos dicen que esto puede suceder.

Contenido Relacionado :  Jose el soñador biblia

Cuando Rebeca concibió, tuvo un embarazo violento. Isaac la ayudó poco, así que clamó al Señor en busca de respuestas, y él le habló: "Dos naciones están en tu vientre, y dos pueblos se separarán de tu cuerpo; y un pueblo será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor" (Génesis 25:23). No hay ni un solo indicio en las Escrituras de que ella compartiera con su marido esta insólita profecía divina de que Jacob, el más joven, recibiría la bendición del primogénito. En la única mención del nombre de Rebeca fuera del Libro del Génesis, esa promesa sigue siendo exclusivamente suya. "Se le dijo: 'El mayor servirá al menor'" (Rom. 9:12). ¿Por qué no pudo decirle ni siquiera esta sorprendente palabra de Dios? ¿Por qué le resultaba tan difícil hablar con Isaac de cualquier cosa?

Los consejeros matrimoniales estiman que la mitad de sus casos tienen que ver con un marido silencioso. En algunos casos, como el de Isaac, puede ser realmente difícil para el marido hablar. Tal vez no piense muy profundamente y no tenga mucho que decir. Tal vez siempre ha sido callado y no sabe cómo comunicarse. En otros casos, un hombre normalmente comunicativo puede dejar de compartir cosas con su mujer porque se preocupa de otras cosas y no se da cuenta de lo importante que es hablar con ella. Si ella le insiste en ello, es posible que construya un manto protector de silencio a su alrededor y se retraiga aún más.

Pero sea cual sea la causa de su silencio, tiene que trabajar para comunicarse. Su mujer necesita esa comunión verbal y esa compañía. Dios la hizo así. Y Dios puede ayudar a un marido a mejorar en esta área si él quiere ser ayudado y busca esa ayuda desde arriba. Tanto si llega a ser un gran hablador como si no, puede aprender a ser un buen oyente. Su esposa necesita que él escuche con toda su atención, no con un oído en la televisión y otro en ella, sino con ambos oídos dirigidos hacia ella y bien abiertos. Eso puede ser todo lo que ella está pidiendo realmente. Hombres, ¡amad lo suficiente como para escuchar!

Puede haber algunos casos en los que el problema es inverso. Al marido le gusta hablar y a la mujer le cuesta comunicarse. Sea cual sea la situación en tu casa, puedes facilitar que tu pareja hable recordando algunos principios sencillos. En primer lugar, no presiones; deja que tu pareja elija el momento en que se sienta más libre para hablar. Acéptelo sin juzgarlo cuando exprese sus sentimientos y frustraciones. Cuando tengas que discrepar, hazlo con amabilidad y respeto, no con sarcasmo o condena. Intenta comprender a la otra persona en lugar de intentar sólo que te comprendan. No saques conclusiones precipitadas, sino que escúchale pacientemente. Y por supuesto, ¡no regañes! El regaño es el asesino de la comunicación número uno del mundo.

Vídeos de Isaac y Rebeca

 

Entradas Relacionadas