Versiculos

Lucas 2:1-20

lucas 2:1-20
Nuestro texto, Lucas 2, versículos 1-20, también tiene tres divisiones. Los versículos 1-7 explican la ocasión del nacimiento de Jesús en Belén y, sobre todo, las circunstancias que acompañan su nacimiento, es decir, el hecho de ser envuelto en tiras de tela y colocado en un comedero para el ganado.  8-14 describen la visita angélica de los pastores como la ocasión de la visita de los pastores a la vista del nacimiento.  15-20 relatan la visita de los pastores y su testimonio después de haber visto al Salvador.

Contexto de los versiculos

Tras la introducción del evangelio de Lucas (1:1-4), éste comienza a entrelazar el advenimiento de Juan el Bautista y de Jesús, comenzando con los anuncios de sus nacimientos, luego con sus nacimientos y, finalmente, con una visión significativa de un acontecimiento de la infancia. El nacimiento de Juan y la "disputa familiar" sobre el nombre del niño fue el tema de nuestro último estudio.

Hay algunos acontecimientos intermedios relatados por Mateo que también nos ayudan a entender lo que ocurre en nuestro texto. El relato de Mateo sobre la visita angélica de José parece ocurrir poco después de que María haya regresado a su casa de Nazaret desde la casa de Isabel y Zacarías (cf. Lucas 1:39-56). En mi opinión, María se quedó embarazada por la acción milagrosa del Espíritu Santo durante su estancia con Isabel y su marido, Zacarías. Al volver a casa, es posible que estuviera embarazada de casi tres meses.

Verla con tres meses de embarazo debió ser un gran shock y una decepción para José. No hacía falta ser un experto en biología para saber que ninguna mujer se había quedado embarazada por sí misma, por lo que José se vio obligado a concluir que ella había tenido relaciones sexuales con otro hombre. El divorcio era inevitable, José lo sabía, pero decidió al menos hacerlo en privado, en lugar de hacer un espectáculo público de María.

Fue entonces cuando el ángel visitó a José en un sueño, según nos cuenta Mateo (Mateo 1:18-25), informándole de que María no había tenido una unión ilícita, sino que el niño que iba a dar a luz era Dios encarnado, Emanuel. Como resultado de esta revelación, José tomó a María como esposa, manteniéndola y protegiéndola, y más tarde siendo el padre del niño milagroso que dio a luz.

María se convirtió en la esposa de José de una manera muy diferente, debido a la naturaleza de su embarazo. Normalmente, un hombre y una mujer judíos se convertían en marido y mujer mediante su unión física. Como parte de la ceremonia nupcial, el marido y la mujer entraban en su tienda, y salían después de que la unión se consumara sexualmente.

María no pudo haber tenido una ceremonia matrimonial de este tipo, ya que Mateo nos ha dicho que no tuvieron relaciones sexuales hasta después del nacimiento de Jesús (Mateo 1:25). Por lo tanto, cuando Mateo se refiere a María y José como casados, habla funcionalmente, pues a partir de ese momento vivieron juntos como marido y mujer.

Pero cuando Lucas habla de esta pareja, de camino a Belén, habla de ellos como si todavía estuvieran comprometidos, y aún no se hubieran casado. Deja que un médico sea tan técnico. Sin embargo, técnicamente tenía razón, pues sólo después del nacimiento de Jesús, María y José consumaron su unión matrimonial y se convirtieron en marido y mujer en el sentido preciso.

Contenido Relacionado :  Proverbios 18:24

El nacimiento de Jesús en Belén(2:1-7)

Lucas retoma el relato del nacimiento de Jesús con un informe de las condiciones en las que nació el Mesías de Dios, y las razones humanas para ello. Estos primeros 7 versículos son muy "seculares" en apariencia. No se menciona la mano de Dios, ni ninguna actividad "espiritual" en particular. De hecho, la sección termina casi con una nota de tragedia humana. Pensemos en el Hijo de Dios, cubierto de harapos y colocado en un comedero de ganado. Qué inapropiado, podríamos protestar.

¡Qué trágico! Esto podría ser así, aparte de la "otra cara de la noticia", que se encuentra en los versículos 8-20. Las mismas circunstancias que parecen patéticas, tan tristes, son las que resultan más significativas. Veamos primero el lado secular de la noticia, y luego pasemos a la dimensión espiritual.

Los versículos 1-3 ofrecen una explicación secular de la patética situación del niño Jesús. El César había proclamado un decreto que exigía un censo, sin duda como preparación para una tributación posterior.26 Inscribirse en este censo debió de ser un acto muy doloroso, no sólo porque hacerlo era un inconveniente, sino porque era un recordatorio de que, aunque el pueblo de Dios, Israel, estaba en la tierra prometida, no era libre; estaba bajo el dominio de un poder pagano.

Una ley romana, hecha por un potentado pagano, obligaba a los israelitas a cumplirla. La insistencia de los judíos en que no estaban sujetos a nadie (Juan 8:33) se muestra así como una negación flagrante de un hecho doloroso y sensible.

Sinceramente, la información suministrada en los versículos 1-3 es de poco interés para el lector cristiano contemporáneo. ¿A quién le importa qué César fue el responsable del censo, o incluso que hubo uno? ¿A quién le importa Quirino? En mi opinión, a Teófilo, el destinatario inicial, sí. El término "excelentísimo", que Lucas utiliza en el capítulo 1 (v. 3), también lo emplea tres veces en Hechos (23:26; 24:3; 26:25), cada vez en referencia a un funcionario político de alto rango.

Esto sugiere que Teófilo, también, era un hombre de alto cargo político. La información de Lucas, aunque de poco interés para nosotros, debió de ser importante para Teófilo. Entre otras cosas, Lucas estaba mostrando las raíces históricas de la fe cristiana. A diferencia de la aparición de los otros "dioses" de las falsas religiones, cuya aparición se planteaba en términos de "érase una vez", la venida de Cristo era un acontecimiento real en tiempo real.27 Los hechos que Lucas ha proporcionado eran importantes para un hombre cuya fe debía tener validez histórica.

A fin de cuentas, el decreto del César tenía la intención divina de hacer que una pareja realizara un largo y difícil viaje desde su ciudad natal, Nazaret, en Galilea, hasta el lugar de su nacimiento, Belén, en Judea. El antiguo profeta había profetizado que el Mesías nacería en Belén, hecho que era bien conocido por los judíos:

El anuncio angélico
y la visita nocturna de los pastores
(2:8-20)

Hasta donde nos ha informado Lucas, sería difícil ver la mano de Dios en estos acontecimientos. María y José sólo aparecen como una desafortunada pareja que se ve obligada a realizar un indeseado y desagradable viaje a Belén, y es allí, trágicamente, donde María da a luz, en la más miserable de las circunstancias. Nuestra conclusión, si hay que hacerla aquí, sería probablemente: "¡Qué triste!". "¡Qué patético!" "¡Qué indigno es el Mesías de Israel, el Rey de los judíos!".

Contenido Relacionado :  Ezequiel 23:20

Ahora se retoman las dos afirmaciones descriptivas clave de Lucas en el versículo 7, y su significado espiritual se señala en los versículos que siguen. María y José "casualmente" se encuentran cerca de un campo en el que unos pastores están cuidando sus rebaños.

Es muy posible, como algunos han sugerido,31 que estos rebaños sean los animales que se criaban para ser sacrificados en Jerusalén. Estos pastores también serían despreciados por sus compatriotas. Los pastores, como se recordará, eran "repugnantes" para los egipcios (Gn. 43:32; 46:34); también eran mal vistos por sus propios hermanos. Geldenhuys nos recuerda que

"Los pastores eran personas despreciadas. Se sospechaba que no eran muy cuidadosos en distinguir lo 'mío' de lo 'tuyo'; por esta razón, también, se les impedía testificar en los tribunales" (Strack-Billerbeck, in loc.).32

A pesar de su mala reputación como clase de personas, estos pastores parecen haber sido hombres piadosos, hombres que esperaban la llegada del Mesías de Israel. Todos los demás que fueron informados directamente del nacimiento del Mesías en Mateo y Lucas fueron descritos como personas piadosas, y así parece ser también en el caso de los pastores.

Después de todo, la noticia de su venida no sería "una buena noticia de gran alegría" (v. 10) a menos que lo estuvieran buscando. La prisa de estos pastores por llegar al lugar del nacimiento de Cristo (vv. 15-16) también da testimonio de su preparación espiritual y de su ansia por la venida del Mesías. Esto contrasta con la respuesta de los jerosolimitanos a la noticia del nacimiento del Mesías, profetizado en sus Escrituras y anunciado por los magos:

Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos magos de Oriente, diciendo: "¿Dónde está el que ha nacido como Rey de los judíos? Porque hemos visto su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle". Al oírlo, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él (Mateo 2:1-3).

Los pastores

El ángel había prometido una señal a los pastores. La señal era que encontrarían al niño envuelto en tiras de tela y acostado en un comedero para el ganado (v. 12). La señal no estaba destinada a convencer a los pastores de la veracidad del anuncio angélico. Seguramente el esplendor del ángel, unido al de la hueste celestial, era suficientemente convincente.

Creo que esta "señal" tenía como objetivo la identificación. Del relato de Mateo sobre la matanza de Belén (Mt. 2:16-18), se desprende que en ese momento había varios bebés en Belén. La forma en que reconocerían al Mesías de Dios era por sus pañales y por su inusual "cuna". Ningún otro niño se encontraría en tal escenario.

Y así, los dos factores más patéticos del nacimiento de nuestro Señor, sus "pañales" y su "lecho de comedero para el ganado", resultan ser las mismas cosas que distinguen a este niño de todos los demás, y que lo identifican ante los pastores. Pero hacen más que esto; también identifican al Mesías con los pastores. Uno de los nombres del Mesías es "Emmanuel", que significa "Dios con nosotros".

Contenido Relacionado :  Proverbios 16:3

Las circunstancias del nacimiento de nuestro Señor identificaron de manera única al Señor Jesús con los pastores. El Señor aparentemente no tenía un techo sobre su cabeza, ni una casa en la que habitar. Tampoco los pastores, que, según se nos dice, dormían bajo las estrellas mientras cuidaban de sus rebaños (v. 8). Jesús era pobre y sin reputación, como ellos. Y Jesús, que iba a ser a la vez el "Cordero de Dios" sacrificado (cf. Isa. 53:4-6; Juan 1:29) y el "Buen Pastor" (cf. Sal. 23:1; Ez. 34:23; Juan 10:14), se identificó con estos pastores al encontrarse en un comedero de ganado.

¿Se les consideraba impuros por su contacto con los animales? Él también lo era. Qué hermosa imagen de la humillación e identificación de nuestro Señor con los hombres, incluso con los más humildes, los rechazados y despreciados.

Ansiosos y con gran prisa (vv. 15-16), los pastores se dirigieron a Belén, donde "se encontraron con Casado y José, y con el niño acostado en el pesebre". Creo que es importante reconocer que el ángel anunció el nacimiento y la ubicación del Mesías no sólo para que los pastores pudieran ser testigos de esta ocasión histórica, y adorar a su Rey, sino también para que pudieran contar a otros -ser testigos- del nacimiento del Mesías.

Piensa, en primer lugar, en el impacto que la llegada de los pastores y el anuncio tuvieron sobre María y José. Es cierto que a ambos se les había dicho que el niño, concebido milagrosamente en el vientre de María, era el Mesías, el Salvador prometido. Pero tardaron años en entenderlo, al igual que los discípulos tardaron años en comprender quién era Jesús.

Siguieron asombrándose y maravillándose de las cosas que Jesús decía y hacía, y no ataron cabos hasta después de su muerte, sepultura, resurrección y la prometida venida del Espíritu Santo (cf. Juan 1l6:12ss.). Así también, María y José debieron sorprenderse mucho por la llegada de los pastores y por el informe que compartieron sobre el anuncio angélico y el coro. Mientras todos los que escuchaban este informe se asombraban, María, de alguna manera especial, "atesoraba todas estas cosas, meditándolas en su corazón".

En términos informáticos, su base de datos de información seguía aumentando de tamaño y ella procesaba persistentemente este material, en cuanto a su significado e implicaciones. Personalmente, creo que fue la llegada de los pastores lo que finalmente trajo todos los inconvenientes y circunstancias desagradables del nacimiento de Jesús a su verdadera luz espiritual. Lo que antes parecía ser sólo una secuencia de eventos desafortunados, ahora se revela como la mano de Dios trabajando a través de la historia para cumplir la voluntad de Dios.

El testimonio de los pastores también tuvo un gran impacto en la gente de esa zona que buscaba al Mesías de Dios. Lucas nos informa de que los pastores "encontraron el camino" hacia María, José y el niño, pero ¿cómo ocurrió esto? No lo sabemos con exactitud, pero al menos puedo imaginar cómo pudo ocurrir de manera que la llegada del Mesías fuera conocida por un gran número de personas.

Vídeos de Lucas 2:1-20

Entradas Relacionadas