Historias

Abimelec

Abimelec
Abimelec o Abimelech (en hebreo, אֲבִימָלֶךְ‎; en griego antiguo, Ἀβιμέλεχ) es el nombre de varios personajes del Antiguo Testamento. El nombre significa en hebreo «mi padre es rey» o «padre de un rey» (lo que sería sinónimo de «príncipe» o «rey»), por lo que cabe pensar que fuera un título más que un nombre personal.1​ Puede referir a: Abimelec: rey de Gerar en la época de Abraham. Abimelec: rey de Gerar en la época de Isaac; posiblemente el mismo personaje que el anterior, aunque tradicionalmente se le interpreta como su hijo.2​ Abimelec: juez de Israel. Achish o Aquis: rey filisteo de la ciudad de Gat en los días del Rey David, llamado Abimelec en Salmos 34 Abimelec: sacerdote e hijo del sacerdote Ajitub, conocido también como Ajimelec.

La historia de Abimelec

Abimelec fue el hijo de Jerobaal, y de su concubina de la ciudad de Siquem. Abimelec quiso reinar sobre toda Siquem engañando a sus parientes y matando a todos los hijos de Jerobaal y así lo hizo, pero uno de los hijos, el más joven, llamado Jotam logró escapar.

Este joven muchacho le dijo a la familia de Siquem lo que había sucedido más aun así Abimelec reino sobre Siquem por tres años antes de que las conspiraciones en su contra comenzaran a levantarse. Abimelec respondió con fuerza bruta y mucha violencia en contra de los que se oponían a él, que aun sus propios comandantes buscaron quitarle el trono.    

Una guerra civil irrumpió en la ciudad de Tebes lugar donde Abimelec rodeó a todos en la ciudad y encerrándolos en una torre con la intención de quemarlos vivos, pero una mujer arrojó desde lo alto una piedra de molino la cual cayó sobre Abimelec rompiendo su cráneo. Antes de morir, Abimelec llamó a su escudero para que lo atravesara con su espada, puesto que no quería que una mujer fuera quien lo había matado, a lo cual su escudero lo atravesó con su espada.

Contenido Relacionado :  Parábola de la oveja pérdida

Este fue el fin da la vida y reinado de Abimelec, un régimen ilegítimo de fuerza y sangre, un contraste muy marcado con el reino de su padre.

Jueces 9

Abimélec se convierte en rey

9 Abimélec, hijo de Yerubaal, fue a Siquén, a casa de sus tíos maternos, y les dijo a ellos y a toda la familia de su mamá: 2 «Pregúntenles a los líderes de la ciudad de Siquén si es mejor para ustedes que todos los 70 hijos de Gedeón sean sus gobernantes, o si es mejor que uno solo de los hijos sea el gobernante. Recuerden que yo soy parte de su familia».

3 Los tíos de Abimélec hablaron con los líderes de Siquén y les hicieron la pregunta. Los líderes decidieron apoyar a Abimélec y dijeron: «Después de todo, él es nuestro hermano». 4 Así que los líderes de Siquén le dieron a Abimélec 70 trozos de plata que sacaron del templo de Baal Berit. Abimélec utilizó la plata para contratar a unos hombres detestables que lo seguían a todas partes. 5 Abimélec fue a Ofra, a la casa de su papá, y mató al mismo tiempo[a] a todos sus hermanos, los 70 hijos de Yerubaal. Solamente Jotán, el hijo menor, pudo esconderse y salvarse.

6 Luego los líderes de Siquén y Bet Miló[b] se reunieron junto al gran roble y la piedra sagrada, y establecieron a Abimélec como su rey.

 

( Jueces 9: 50-55 ) El juicio de Dios sobre Abimelec.

Después Abimelec se fue a Tebes, y puso sitio a Tebes, y la tomó. En medio de aquella ciudad había una torre fortificada, a la cual se retiraron todos los hombres y las mujeres, y todos los señores de la ciudad; y cerrando tras sí las puertas, se subieron al techo de la torre. Y vino Abimelec a la torre, y combatiéndola, llegó hasta la puerta de la torre para prenderle fuego. Mas una mujer dejó caer un pedazo de una rueda de molino sobre la cabeza de Abimelec, y le rompió el cráneo.

Contenido Relacionado :  Sodoma y Gomorra historia

Entonces llamó apresuradamente a su escudero, y le dijo: Saca tu espada y mátame, para que no se diga de mí: Una mujer lo mató. Y su escudero le atravesó, y murió. Y cuando los israelitas vieron muerto a Abimelec, se fueron cada uno a su casa.

una. Y vino Abimelec a la torre, y combatiéndola : Después de su victoria brutal en la torre de Siquem, Abimelec probablemente pensó que era un experto para atacar torres. Él fue a Tebes y atacó la ciudad y la torre que allí estaba.

B. Mas una mujer dejó caer un pedazo de una rueda de molino sobre la cabeza de Abimelec, y le rompió el cráneo : En Tebes, una mujer dejo caer una rueda de molino sobre la cabeza de Abimelec y le hirió de muerte.

I. Esto quizás era una piedra utilizada para moler granos a mano. "Tales piedras tenían un promedio de diez a catorce pulgadas y pesaban cinco libras o más". (Madera)

C. Saca tu espada y mátame, para que no se diga de mí: Una mujer lo mató : Abimelec consideró que era más viril el ser muerto por su propio escudero; pero aún así seguiría muerto. Orgulloso aún en la muerte, él luego debió de respondedor a Dios por sus acciones malvadas.

I. "Pero mucho después de su muerte, el crédito siguió dándose a la mujer ( 2 Samuel 11:21 )". (Lobo)

ii. "Pero los comentaristas la observan solamente como la mano de Dios sobre Abimelec, que sobre una piedra él asesinó a sus setenta hermanos, y ahora una piedra le asesinó: su cabeza robó la corona de Israel, y ahora su cabeza fue herida." (Trapp)

8. ( Jueces 9: 56-57 ) Resumen: La certeza del juicio de Dios.

Contenido Relacionado :  Jacob y Esau

Así pagó Dios a Abimelec el mal que hizo contra su padre, matando a sus setenta hermanos. Y todo el mal de los hombres de Siquem lo hizo Dios volver sobre sus cabezas, y vino sobre ellos la maldición de Jotam hijo de Jerobaal.

una. Así pagó Dios a Abimelec el mal que hizo : Podemos tener la certeza de que Dios paga la maldad, ya sea en esta vida o en la vida por venir. A menudo Dios halla una manera para hacerlo tanto en esta vida como en la vida por venir.

B. Vino sobre ellos la maldición de Jotam hijo de Jerobaal : Dios había advertido a los hombres de Siquem por medio de Jotam. Pero ellos rechazaron la advertencia de Dios, y por lo tanto vino la ruina.

I. Cada uno debe de considerar si Dios nos advierte sobre algo en el tiempo presente. La historia de Abimelec, los hombres de Siquem, y Jotam, nos muestran que hay un verdadero y terrible precio que pagar por rechazar las advertencias de Dios.

Enseñanza

Todo lo malo que hagamos traerá serias consecuencias a nuestras vidas ya que como Abimelec nuestro fin será terrible. Aunque busco tomar ventaja de su astucia para gobernar Israel su pecado al final lo alcanzo y fue recordado como un Anti-juez a quien humillo Dios dándole una muerte deshonrosa al morir por una mujer y aunque intento disfrazar esa realidad pidiéndole a otro que lo matase, aun en tiempos de rey David su historia se conocía (2 Samuel 11:21) y ahora nosotros también la recordamos como una advertencia a aquellos que perseveran en el pecado. El único camino que a los hombres nos queda para huir de las consecuencias del pecado es creer en Cristo.

Vídeos de Abimelec

Contenido

Entradas Relacionadas