Historias

Parábola del Hijo Pródigo

El hijo prodigo nos enseña que Dios siempre nos espera con los brazos abiertos.
Esta historia es relativamente corta. Trata de un padre que tiene dos hijos, y cuando el hijo menor llega a la edad de valerse por sí mismo, exige lo que le corresponde de la herencia familiar. El padre accede a su demanda y su hijo se marcha corriendo a un país extranjero, donde despilfarra sus posesiones viviendo fastuosamente, llevando una vida libertina.

Lucas 15:11-32

Parábola del hijo pródigo

 11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. 23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. 25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas; 26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. 27 Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. 28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. 29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.  31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.  32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

Contenido Relacionado :  Abraham e isaac

¿Qué significa "hijo pródigo"?

La palabra "pródigo" transmite originalmente un sentido de "extravagancia descuidada". En la aplicación original, el pródigo es aquel que actúa de manera extravagante, más allá de los límites.

Por eso en nuestro idioma el significado de pródigo puede ser tanto "derrochador" y "despilfarrador" como "generoso", "magnánimo" y "abundante en el reparto".

Cabe decir que el título "Parábola del hijo pródigo" no fue de inspiración divina. Esto significa que este título no aparece en el texto original del Evangelio de Lucas, sino que fue atribuido a la parábola en una fecha posterior.

Tal vez no sea el título más apropiado, ya que la parábola trata mucho más del padre que del hijo. Por esta razón, algunos estudiosos han preferido llamar a esta parábola con otros títulos. Por ejemplo: Parábola del padre que espera; Parábola del padre pródigo; y Amor pródigo para el hijo pródigo.

¿Por qué usó Jesús esta parábola?

El primer verso del capítulo 15 de Lucas, donde encontramos esta parábola y otras más cortas pero con el mismo mensaje, dice que pecadores notorios iban con frecuencia a escuchar a Jesús. Los fariseos veían eso y acusaban a Jesús de asociarse con gente que tenía fama de malos. Jesús no respondió a sus críticos con sarcasmo, ni entró en discusión con ellos. Simplemente Jesús usó esta parábola para ilustrar el amor de Dios hacia el pecador y el gozo que siente cuando regresamos a él.

Explicación y significado de la Parábola del Hijo Pródigo

La parábola del hijo pródigo es muy rica en detalles, por lo que se han predicado grandes sermones desde diferentes perspectivas. Podemos utilizar esta parábola, por ejemplo, para aprender sobre las relaciones familiares, aunque ese no es el significado principal de esta parábola.

Contenido Relacionado :  Crucifixión de Jesús

La clave para interpretar las parábolas de Jesús es centrarse en su mensaje principal. No es necesario asignar un significado a cada elemento de una parábola, sino que debemos dirigir nuestra atención a lo que Jesús estaba enseñando realmente.

La parábola del hijo pródigo habla de tres personajes: el padre, el hijo menor y el hijo mayor. Aunque Jesús no nombró especialmente a cada uno de los personajes en el momento en que se contó esta parábola, estos tres personajes tenían claramente un significado específico: el padre representaba a Dios; el hijo menor representaba a los publicanos y pecadores; y el hijo mayor representaba a los escribas y fariseos.

Pero, como toda la Palabra de Dios, la enseñanza de la Parábola del Hijo Pródigo rompe las barreras del tiempo. Es tan relevante para nosotros hoy como lo fue hace dos mil años.

Al igual que aquellas personas podían verse a sí mismas mientras Jesús les contaba la parábola del hijo pródigo, hoy también nosotros podemos identificarnos como si estuviéramos frente a un espejo al leer estas palabras de Jesús.

Cuando miramos al hijo menor quizás podemos decir: ese soy yo. O, cuando miramos al hijo mayor, también podríamos decir: creo que me estoy comportando como él.

Es importante decir que Jesús dirigió la Parábola del Hijo Pródigo a los escribas y fariseos. Es común ver que esta parábola se utiliza con énfasis sólo en el hijo menor, y generalmente se aplica a los que han dejado la casa del Padre. Sin embargo, Jesús hace hincapié en el hijo primogénito mucho más que en el hijo menor, haciendo que la parábola misma apunte especialmente a los religiosos.

Contenido Relacionado :  Moises y la zarza

Vídeos de Parábola del Hijo Pródigo

 

Contenido

Entradas Relacionadas