Versiculos

Romanos 12:21

Vence el mal
El mandato de vencer el mal con el bien es uno de los aspectos más fundamentales de la fe cristiana. Mientras que en el mundo antiguo se consideraba una tontería (1 Cor 1:23), los seguidores de Jesús están llamados a usar el amor y la bondad como armas. En primer lugar, es alentador saber que Dios nos ha dado una causa y un camino para resistir el mal y no dejarnos vencer por él. No hay mal que pueda vencernos.

Versos Paralelos

Romanos 12:21

La Biblia de las Américas
No seas vencido por el mal, sino vence con el bien el mal.

Nueva Biblia Latinoamericana
No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien.

Reina Valera Gómez
No seas vencido de lo malo, mas vence con el bien el mal.

Reina Valera 1909
No seas vencido de lo malo; mas vence con el bien el mal.

Biblia Jubileo 2000
No seas vencido de lo malo; mas vence con el bien el mal.

Sagradas Escrituras 1569
No seas vencido de lo malo; mas vence con el bien el mal.

¿Qué significa Romanos 12:21?

Romanos 12 es en gran medida una descripción de lo que significa llevar una vida de sacrificio vivo para Dios. Si somos sinceros con nosotros mismos, parece muy difícil. La mayoría de los mandatos de Pablo en los versículos anteriores tienen que ver con dejarnos a un lado. Es difícil para nosotros hacer esto por el bien de nuestros compañeros cristianos, por no hablar de nuestros enemigos. Difícil o no, Pablo nos llama a vivir como lo hizo Jesús.

Contenido Relacionado :  Isaías 9: 6

Ahora Pablo llega al último mandato del capítulo. En esencia, nos ordena que seamos fuertes en nuestra convicción de vivir de esta manera. No debemos dejarnos vencer por el mal, sino vencer el mal con el bien. Pablo parece tener en mente la idea de que somos vencidos por el mal cuando nos unimos a él y lo devolvemos, cuando nos hundimos al nivel del mal. Eso sólo da como resultado más pecado, más dolor y un ciclo interminable de venganza y odio.

En otras palabras, el mal gana cuando vivimos primero para nosotros mismos, nuestros derechos y nuestro propio bien, en lugar del bien de los demás.

Sin embargo, si somos fuertes en Cristo, tenemos una gran oportunidad de vencer el mal si seguimos haciendo el bien como Cristo. El mal no será aniquilado del mundo en este lado de la eternidad. Esa victoria definitiva sobre el mal está prevista para algún día en el futuro, a manos de Dios (Apocalipsis 20:11-15). Sin embargo, el mal puede ser derrotado en cualquier momento en que los cristianos se levanten y devuelvan el bien a los que les hacen mal. El mal lucha contra el amor valiente y sacrificado.

Explicación de Romanos 12:21

 "No te dejes vencer por el mal".

Dios nos ha dado ciertos principios para que, sin importar lo que esté sucediendo o la clase de mal que se nos oponga, sepamos qué hacer y no seamos vencidos por él. Sabemos que el modo de actuar nos lo dicta la Escritura: con amor, valor, verdad total, mansedumbre con astucia (Mt 10,16). Pero también sabemos que todos los resultados pertenecen al Dios soberano. Si el mal parece vencernos en nuestras propias muertes, como en el caso de Cristo, la realidad es que nuestra esperanza no está en este mundo, y nuestro fin es Cristo.

Contenido Relacionado :  Galatas 5:19

 "pero vence el mal con el bien".

Esto funciona de dos maneras posibles. La primera forma es que al ser y hacer "el bien" podemos hacer que los corazones de nuestros opresores pasen del mal al bien cuando vean nuestras obras y encuentren en ellas una ilustración del Evangelio. La segunda forma es que al caminar de manera semejante a Cristo a través de la lucha, aunque perezcamos, nuestra victoria está en nuestra resurrección y recompensa.

 

Reflexión sobre Romanos 12:21

En un mundo convulsionado y caído, abunda la maldad por todas partes. Como cristianos no podemos dejarnos arrastrar por lo que dicen o hacen los demás, porque es ahí precisamente que Dios nos llama a ser testimonio vivos ante la gente. Si bien es cierto que debemos evitar las discusiones y discrepancias, también es necesario que sentemos nuestra posición y demostremos quienes somos en realidad haciendo valer el bien sobre el mal.

Nuestra actitud ante todo debe ser de amor sincero (v. 9); recordando que Dios no puede con el pecado, pero ama entrañablemente al pecador. De igual manera debe ser nuestro comportamiento; aprendiendo a alegrarnos en las victorias de los que triunfan y compartiendo las tristezas y penas de los que sufren (v15). Si nos mostramos arrogantes, altivos y orgullosos, estamos dejando por el suelo nuestra fe (v. 16).

Aprendamos entonces, a actuar con humildad perdonando y pidiendo perdón; sin devolver mal por mal, ni dejando que se formen raíces de amargura en el corazón por causa de malos entendidos, por peleas y discordias, o por efectos de intolerancia. Tratemos al prójimo con respeto, amabilidad y bondad; de este modo los dejaremos desarmados y ellos notarán la diferencia; diferencia que es la que marca a todo aquel que ha nacido de nuevo con el Señor Jesucristo, y la que nos guía a permitir que predomine el bien sobre el mal.

Contenido Relacionado :  Lucas 2:1-20

Vídeos de Romanos 12:21

Contenido

Entradas Relacionadas