Libros

Libro de lamentaciones

Lamentaciones
El libro de Lamentaciones revela la patética condición de Judá después de la conquista babilónica de Jerusalén, la cual ocurrió como resultado de los pecados del pueblo y de su indiferencia a las advertencias proféticas. Al estudiar Lamentaciones, los alumnos lograrán entender el dolor, el pesar y las consecuencias que pueden acompañar el pecado. Los alumnos también aprenderán acerca de la compasión y la misericordia que el Señor extiende a quienes acudan a Él en sus pesares.

¿Quién escribió este libro?

El Libro de Lamentaciones no identifica explícitamente a su autor. La tradición es que el Profeta Jeremías fue quien escribió Lamentaciones. Esta opinión es muy probable, considerando que el autor fue un testigo de la destrucción de Jerusalén por los babilonios. Jeremías se ajusta a esta descripción (2 Crónicas 35:25; 36:21-22).

¿Cuándo y dónde se escribió?

Jeremías escribió el libro de Lamentaciones en algún momento después de que los babilonios destruyeron Jerusalén. No sabemos en dónde estaba Jeremías cuando escribió este libro, pero es posible que haya estado ya sea en Jerusalén o en Egipto (véase Jeremías 43:6–7).

Propósito de la Escritura

 Como resultado de la continua y no arrepentida idolatría de Judá, Dios permitió a los babilonios asediar, despojar, quemar y destruir la ciudad de Jerusalén. El templo de Salomón, que había permanecido por 400 años aproximadamente, fue quemado hasta sus cimientos. El Profeta Jeremías, un testigo ocular de estos eventos, escribió el Libro de Lamentaciones, como un lamento por lo que ocurrió a Judá y Jerusalén.

¿Cuáles son algunas de las características distintivas del libro?

Todo el libro de Lamentaciones se compuso cuidadosamente en poesía. Los primeros cuatro capítulos forman acrósticos. Un acróstico es una composición poética en la que las primeras letras de cada línea o verso forman una secuencia que tiene significado. El libro de Lamentaciones contiene composiciones acrósticas basadas en las 22 letras del alfabeto hebreo. Lamentaciones 1, 2 y 4 contienen 22 versículos cada uno, y cada capítulo comienza con una letra diferente del alfabeto hebreo, en orden alfabético. Lamentaciones 3 contiene 66 versículos. En este capítulo, los primeros tres versículos comienzan con la primera letra del alfabeto hebreo, los siguientes tres con la segunda letra, etcétera. Lamentaciones 5 contiene 22 versículos pero no es un capítulo acróstico.

Contenido Relacionado :  Libro de Job resumen

Poéticamente, el uso de acrósticos le da estructura y secuencia a la expresión del pesar abrumador de Judá en circunstancias que deben haber parecido caóticas, desordenadas y sin sentido. El uso de este recurso literario también refleja el uso razonado del lenguaje al clamar a Dios.

En su expresión poética del dolor, de la conmoción y del sufrimiento del pueblo, Lamentaciones se asemeja a otros libros poéticos del Antiguo Testamento, tales como Job y Salmos. No obstante, al igual que muchos de los libros del Antiguo Testamento, Lamentaciones no contiene ninguna respuesta de Jehová; capta solamente el sufrimiento y la añoranza que experimentó el pueblo antes de que Jehová les mostrara misericordia.

Resumen:

 El Libro de Lamentaciones está dividido en cinco capítulos. Cada capítulo representa un poema separado. En el hebreo original, los versículos son acrósticos, cada uno de los cuales comienza con una letra sucesiva del alfabeto hebreo. En el Libro de Lamentaciones, el Profeta Jeremías comprende que los babilonios fueron la herramienta de Dios para traer juicio sobre Jerusalén (Lamentaciones 1:12-15; 2:1-8; 4:11). Lamentaciones deja en claro que el pecado y la rebelión fueron las causas de que la ira de Dios fuera derramada (1:8-9: 4:13; 5:16). Lamentar es lo apropiado en tiempos de angustia, pero pronto deberá dar paso a la contrición y al arrepentimiento (Lamentaciones 3:40-42; 5:21-22).

Bosquejo de los  capítulos

Lamentaciones 1–2 Jeremías lamenta el estado desolado de Jerusalén luego de su destrucción por parte de los babilonios. Reconoce que la ciudad fue destruida porque el pueblo se rebeló contra los mandamientos de Jehová.

Lamentaciones 3 Jeremías ora pidiendo la liberación de Judá y expresa su esperanza en Jehová, cuya misericordia reciben los que confían en Él.

Contenido Relacionado :  Libro de mateo

Lamentaciones 4 Jeremías compara las condiciones de los judíos antes y después de la destrucción de Jerusalén. Se aflige al considerar la lamentable situación del pueblo y reconoce que esas condiciones son el resultado del pecado.

Lamentaciones 5 Jeremías ruega en oración por los que sobrevivieron la destrucción de Jerusalén, suplicando a Dios que advierta su desolación, les perdone y les permita regresar a Jehová y ser restaurados como pueblo.

Enseñanza del libro

Aún en un terrible juicio, Dios es un Dios de esperanza (Lamentaciones 3:24-25). No importa cuánto nos hayamos alejado de Él, tenemos la esperanza de que podemos regresar a Él y encontrar Su compasión y perdón (1 Juan 1:9). Nuestro Dios es un Dios amoroso (Lamentaciones 3:22), y por Su gran amor y compasión, Él envió a Su Hijo, para que no perezcamos en nuestros pecados, sino que podamos vivir eternamente con Él (Juan 3:16). La fidelidad (Lamentaciones 3:23) y salvación de Dios (Lamentaciones 3:26), son atributos que nos dan gran esperanza y consuelo. Él no es un dios indiferente y caprichoso, sino un Dios que salvará a aquellos que acudan a Él, admitan que no pueden hacer nada para ganar Su favor, y apelen a la misericordia del Señor, para que no seamos consumidos (Lamentaciones 3:22).

Vídeos de Libro de lamentaciones

Contenido

Entradas Relacionadas