Historias

Abraham e isaac

Genesis 22
La Biblia tiene muchos pasajes difíciles para los lectores modernos, pero pocos son más desafiantes que el momento en que Dios le pide a Abraham que sacrifique a su hijo Isaac en el Génesis 22. Esta historia nos hace plantear muchas preguntas inquietantes. ¿Qué clase de Dios pediría esto? ¿Está Dios ordenando el sacrificio de un niño? ¿No está esta petición en conflicto con todo lo que Dios parece valorar?

El hijo largamente esperado de Abraham

Génesis 1-11 cuenta la historia de cómo Dios creó todas las cosas e hizo a los humanos a su imagen y semejanza para que gobernaran en su nombre. Sin embargo, los humanos hacen un mal uso de su gobierno y el mundo se descontrola hacia la violencia y la muerte. Todo esto lleva a la rebelión y a la dispersión del pueblo de Babilonia Génesis 11

Dios llama a un hombre llamado Abram, más tarde conocido como Abraham, para poner en marcha su plan de rescate y bendición del mundo entero a través de la familia de Abraham Génesis 12
Pero hay un problema: Abraham no tiene hijos y su mujer es estéril. Aunque este problema acecha en el fondo de la historia de Abraham, Dios reafirma su promesa. Un día, Abraham tendrá un hijo y su descendencia será una gran nación. Y tras décadas de espera, nació Isaac.

Pero la larga espera de Isaac no fue la verdadera prueba de Abraham. Ésta llega en el capítulo siguiente

Génesis 22

La ofrenda de Isaac
1Después de esto, Dios probó a Abraham y le dijo: "¡Abraham!". Y él respondió: "Aquí estoy". 2Le dijo: "Toma ahora a tu hijo, tu único hijo, a quien amas, Isaac, y vete a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto en uno de los montes que te diré." 3Así que Abraham se levantó de madrugada y ensilló su asno, y tomó consigo a dos de sus jóvenes y a su hijo Isaac, y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho. 4Al tercer día Abraham levantó los ojos y vio el lugar desde la distancia. 5Abraham dijo a sus jóvenes: "Quedaos aquí con el burro, y yo y el muchacho iremos allí, y adoraremos y volveremos a vosotros." 6Abraham tomó la madera del holocausto y la puso sobre Isaac, su hijo, y tomó en su mano el fuego y el cuchillo. Y los dos siguieron juntos. 7Isaac habló a su padre Abraham y le dijo: "¡Padre mío!" Y él dijo: "Aquí estoy, hijo mío". Y dijo: "He aquí el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?" 8Abraham dijo: "Dios proveerá por sí mismo el cordero para el holocausto, hijo mío". Y los dos siguieron caminando juntos.

Contenido Relacionado :  Moises y la zarza

9Luego llegaron al lugar del que Dios le había hablado; y Abraham construyó allí el altar y dispuso la leña, y ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña. 10Abraham extendió su mano y tomó el cuchillo para matar a su hijo. 11Pero el ángel del Señor lo llamó desde el cielo y le dijo: "¡Abraham, Abraham!". Y él respondió: "Aquí estoy". 12Le dijo: "No extiendas tu mano contra el muchacho y no le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has negado a tu hijo, tu único hijo." 13Entonces Abraham levantó los ojos y miró, y he aquí que detrás de él había un carnero atrapado en la espesura por sus cuernos; y Abraham fue, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14Abraham llamó el nombre de aquel lugar El Señor Proveerá, como se dice hasta hoy: "En el monte del Señor se proveerá."

15Entonces el ángel del Señor llamó a Abraham por segunda vez desde el cielo, 16y le dijo: "Por mí mismo he jurado, declara el Señor, que por haber hecho esto y no haber retenido a tu hijo, tu único hijo, 17de hecho te bendeciré en gran manera, y multiplicaré en gran manera tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos. 18En tu descendencia serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque has obedecido mi voz." 19Así que Abraham volvió con sus jóvenes, y se levantaron y fueron juntos a Beerseba; y Abraham vivió en Beerseba.

Contenido Relacionado :  Sodoma y Gomorra historia

20Después de esto, se le dijo a Abraham: "He aquí que Milca también ha dado a luz hijos a tu hermano Nacor: 21Uz, su primogénito, y Buz, su hermano, y Kemuel, padre de Aram 22y Chesed, Hazo, Pildash, Jidlaph y Betuel." 23Betuel fue padre de Rebeca; estos ocho los dio a luz Milca a Nacor, hermano de Abraham. 24Su concubina, que se llamaba Reumah, también dio a luz a Teba, Gaham, Tahash y Maacah.

Más cuando Dios le dice a Abraham que tome a su hijo amado y lo sacrifique. Abraham debe haber estado confundido. ¿Por qué Dios le promete un hijo y luego se lo quita? En el mejor de los casos, parece una extraña incoherencia. En el peor de los casos, es un truco malvado.

¿Por qué le ordenó Dios a Abraham sacrificar a Isaac?

Dios usó la fe de Abraham con un ejemplo para todos los que vinieron después de él como la única forma de salvación. Génesis 15:6 dice, “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia”. Esta verdad es la base de la fe cristiana, como se reitera en Romanos 4:3 y Santiago 2:23. La justicia que le fue imputada a Abraham es la misma justicia acreditada a nosotros cuando recibimos por fe el sacrificio que Dios proveyó por nuestros pecados – Jesucristo. “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él” (2 Corintios 5:21).

La historia de Abraham en el Antiguo Testamento es la base de la enseñanza de la Expiación en el Nuevo Testamento, la ofrenda sacrificial del Señor Jesús en la cruz por el pecado de la humanidad. Jesús dijo, muchos siglos después, “Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó” (Juan 8:56). Veamos en seguida algunos de los paralelos entre las dos narraciones bíblicas.

Contenido Relacionado :  La túnica de José

* “Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac…” (v. 2); “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito,…” (Juan 3:16).

* “…y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto…” (v. 2); se cree que esta área es donde fue construida muchos años después la ciudad de Jerusalén, donde Jesús fue crucificado fuera de los muros de esa ciudad (Hebreos 13:12).

* “… y ofrécelo allí en holocausto…” (v. 2) “… Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:3).

* “Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo...” (v. 6) “Y él, cargando su cruz…” (Juan 19:17).

* “… ¿dónde está el cordero para el holocausto?” (v. 7); Juan dijo, “... vio Juan a Jesús que venía a él y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

* Isaac, el hijo, actuó en obediencia a su padre, convirtiéndose en el sacrificio (v. 9); Jesús oró diciendo: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú” (Mateo 26:39).

* Resurrección – Isaac como figura y Jesús como realidad: “Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir” (Hebreos 11:17-19); Jesús verdaderamente, “que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:4).

Vídeos Abraham e isaac

Contenido

Entradas Relacionadas