Historias

Nacimiento de Jesús

Gálatas 4:4-5:
El nacimiento de Jesús nos trajo bienestar a todos, tal como leemos en Gálatas 4:4-5: Pero, cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos. Gálatas 4:4-5

¿Cómo fue el nacimiento de Jesús?

El nacimiento de Jesús se produjo de forma milagrosa pero humilde en Belén. La historia del nacimiento de Jesús marcó el comienzo de la realización del gran plan de Dios para nuestra salvación

Se anuncia el nacimiento de Jesús

En Nazaret vivía una joven llamada María, que estaba comprometida con un hombre llamado José. Un día, el ángel Gabriel se le apareció a María y le dijo que había sido elegida para una misión muy especial: dar a luz al Salvador del mundo. - (Lucas 1:30-33)

María preguntó cómo era posible, ya que todavía era virgen. El ángel le explicó que el bebé sería concebido por el Espíritu Santo y sería el Hijo de Dios. (Lucas 1:34-35).

Cuando José se enteró de que María estaba embarazada, quiso romper el compromiso. Dios envió un ángel a José en un sueño para explicarle la situación. El niño debía llamarse Jesús, que significa "el Señor salva", porque salvaría a la gente del pecado (Mateo 1:20-21).

El nacimiento de Jesús en Belén

En ese momento, el emperador romano ordenó un censo. José tuvo que ir a su ciudad natal, Belén, para empadronarse y se llevó a María. En Belén, llegó el momento de que naciera el niño, pero no había sitio para ellos en la posada. Así que María puso al bebé en un pesebre para que durmiera (Lucas 2:5-7). Al cabo de ocho días, el niño fue circuncidado y llamado Jesús.

El día que nació el niño, un ángel se apareció a unos pastores de ovejas que estaban en el campo y les dijo que había nacido el salvador (Lucas 2:10-12). Los pastores fueron a visitar al niño y lo encontraron en el pesebre tal y como había dicho el ángel. Entonces fueron y contaron a todo el mundo lo del niño y alabaron a Dios.

Contenido Relacionado :  Jacob y Esau

María y José llevaron al bebé al templo de Jerusalén para dedicarlo a Dios. Allí, dos ancianos temerosos de Dios llamados Simeón y Ana, profetizaron que Jesús sería el salvador (Lucas 2:33-35). Los padres del niño se quedaron muy sorprendidos por todo lo que escucharon.

La huida a Egipto

Los Magos de Oriente vieron una estrella especial, que significaba el nacimiento de un rey en Israel. Fueron a Jerusalén y preguntaron por el nuevo rey. El rey Herodes estaba preocupado por la amenaza, pero fingió querer adorar al niño y descubrió que nacería en Belén (Mateo 2:4-6).

Los magos siguieron la estrella y encontraron al niño. Adoraron a Jesús y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. En un sueño, los magos fueron advertidos de que no debían volver a Herodes, por lo que volvieron a casa por otro camino. (Mateo 2:11-12).

Ver aquí: ¿quiénes eran los magos de oriente?

Cuando Herodes se enteró de que los magos no iban a volver, se enfadó mucho y mandó matar a todos los niños menores de dos años de los alrededores de Belén. Pero antes, un ángel advirtió a José del peligro y la familia huyó a Egipto (Mateo 2:14-15).

Tras la muerte de Herodes, José, María y Jesús regresaron a Nazaret, donde Jesús pasó su infancia (Mateo 2:21-23). Jesús creció y, años más tarde, cumplió el propósito para el que había nacido: se convirtió en el Salvador del mundo

Versículos sobre el nacimiento de Jesús

1. Mateo 1:18

El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero, antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo.

2. Lucas 1:30-33

No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David, y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin.

3. Mateo 1:18-25

El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero, antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. Como José, su esposo, era un hombre justo y no quería exponerla a vergüenza pública, resolvió divorciarse de ella en secreto.

Contenido Relacionado :  David y Betsabe

Pero, cuando él estaba considerando hacerlo, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María por esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: «La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel» (que significa «Dios con nosotros»).
Cuando José se despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y recibió a María por esposa. Pero no tuvo relaciones conyugales con ella hasta que dio a luz un hijo, a quien le puso por nombre Jesús.

4. Lucas 2:4-7

También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la Ciudad de David, para inscribirse junto con María su esposa. Ella se encontraba encinta y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo. Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.

5. Lucas 2:10-12

Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la Ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre».

6. Lucas 2:15-18

Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer».
Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre. Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él, y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían.

Contenido Relacionado :  Parábola de la oveja pérdida

7. Mateo 2:9-12

Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de alegría. Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre; y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra. Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

8. Juan 18:37

¡Así que eres rey! —le dijo Pilato.
—Eres tú quien dice que soy rey. Yo para esto nací, y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz.

9. Juan 3:16

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

10. Filipenses 2:5-8

La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!

11. Hebreos 2:14-15

Por tanto, ya que ellos son de carne y hueso, él también compartió esa naturaleza humana para anular, mediante la muerte, al que tiene el dominio de la muerte —es decir, al diablo—, y librar a todos los que por temor a la muerte estaban sometidos a esclavitud durante toda la vida.

12. Hebreos 2:17

Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo.

Vídeos Nacimiento de Jesús

Contenido

Entradas Relacionadas