Historias

Jacob y Esau

Jacob y esau
Jacob y Esaú fueron dos hermanos gemelos hijos de Isaac y Rebeca. La Biblia nos dice que los dos bebés peleaban mucho dentro del vientre de su madre lo que presagiaba su complicada y turbulenta relación. Esaú nació primero por lo que fue el heredero de la familia por derecho de nacimiento, lo que incluía entre muchas otras cosas, se el heredero del pacto entre Dios y Abraham.

Historia de jacob y Esau

Jacob y Esaú son hermanos gemelos, Esaú, el mayor es fuerte y le gusta cazar, Jacob, el menor es más agraciado (te lo contamos aquí)Jacob compra la primogenitura a Esaú. ¿Por cuánto? ¡Un ridículo plato de lentejas! (si quieres volver a leer el episodio, está aquí)  Pero para que este derecho comprado a su hermano tenga algún valor, todavía tiene que conseguir que su padre Isaac se lo reconozca obteniendo su bendición.

La primogenitura intercambiada y la bendición robada

Tras destacar sus diferencias, la historia pasa a difuminar los papeles y las especificidades de cada uno. En el episodio de la venta de la primogenitura, cada uno está interesado en lo que tiene el otro: el que tiene la primogenitura no la quiere, el que la quiere no la tiene. El que se siente cerca de la muerte no tiene nada para saciar su sed, su hermano tiene las gachas de lentejas que pueden salvarlo. Al final, el mayor sigue siendo el mayor, pero sin el derecho que obtiene el menor, sin dejar de ser el menor. Una de las especificidades se desvanece a medida que la diferencia entre los hermanos se vuelve más borrosa.

La bendición robada empujará la confusión aún más. El tema de la expulsión del primer hijo es constante en la Biblia. Como Abraham con Ismael, Isaac está atrapado en la evidencia de que el primer hijo es el primero. Pero Rebeca obtiene de la profecía que recibió la certeza de que la elección no está ligada a la primogenitura, ni la bendición a la fuerza. El narrador convierte al lector en testigo y casi cómplice de la acción haciéndole ver la escena desde el lado de los engañadores, donde el sesgo materno da legitimidad a Jacob frente a Esaú, que es apoyado por Isaac su padre. Abusar de la incapacidad y la edad de un marido y padre de esta manera nos parece bastante escandaloso. Porque no sólo Jacob trata de transformarse físicamente en Esaú, sino que, en respuesta a la pregunta de Isaac, dice que es "Esaú". Sin embargo, el narrador nunca parece emitir el más mínimo juicio negativo sobre la acción y las decisiones tomadas. En esta historia, en la que los dos hermanos no están en ningún momento en presencia del otro, el juego de posesivos revela las relaciones que subyacen a las elecciones de cada uno de los padres. El "hijo mío" de Isaac se dirige trece veces a Esaú (o a quien él cree que es Esaú), pero el texto nunca le hace decir "hijo mío" a Jacob. Rebeca se dirige a Jacob como "su hijo", pero el narrador intenta relacionarla con sus dos hijos: Esaú, su hijo mayor (v. 15, 42) y Jacob, su hijo menor (v. 15, 42). Esta sutil interacción a lo largo del texto hace que Rebeca parezca la madre de ambos gemelos y no esté movida por un amor preferencial hacia uno de ellos.

Contenido Relacionado :  La última cena

Para obtener la bendición de Isaac, Jacob se ha transformado en Esaú, ha tomado lo que debería ser de Esaú, pero no es Esaú, que sigue ahí. Jacob, al encarnar a Esaú y ocupar su lugar, amenaza la posibilidad de una convivencia fraternal. Siempre hay un peligro cuando los miembros de una hermandad no son ellos mismos, y más aún cuando hay un riesgo de identidad entre los hermanos. El autor bíblico percibe este peligro. La bendición de la que se beneficia cada uno de los hermanos se formulará de la misma manera, pero uno en positivo, el otro en negativo, impidiendo la identificación absoluta entre ambos, lo que significaría el retorno mortal a la indiferenciación de los gemelos.

Pero el riesgo de muerte está presente con la amenaza explícita de Esaú: "Mataré a Jacob, mi hermano", un vínculo de hermandad que Esaú nombra por primera vez. Obligado a huir, Jacob es ciertamente bendecido, pero solo, sin posesiones, condenado a vagar.

Pero la historia de los dos hermanos no termina ahí. Volvemos a encontrarlos veinte años más tarde, cuando a la llamada de Dios, Jacob regresa a Canaán, con sus cuatro esposas, sus once hijos, a la cabeza de una caravana de mujeres, niños, sirvientes y rebaños. Al enterarse de que Esaú marcha a su encuentro a la cabeza de 400 hombres, Jacob descubre que su miedo a su hermano está intacto, como si nada hubiera cambiado a lo largo de los años. Fiel a sí mismo, todavía maestro de diversas manipulaciones, organiza la caravana para apaciguar a su hermano enviando a las mujeres y a los niños por delante en grupos sucesivos. Y es en la víspera del encuentro, cuando Jacob se encuentra solo, de noche, a orillas del río Yabboq, cuando tiene lugar la famosa batalla, una batalla de la que saldrá herido y transformado, fortalecido por un nuevo nombre que dice algo de una nueva identidad, ya no "el que suplanta", sino el que "lucha con" a cara descubierta, fortalecido también por una bendición recibida y no robada.

Contenido Relacionado :  Parábola del Hijo Pródigo

Lágrimas para reconciliarse

El encuentro de los dos hermanos es magnífico, invirtiendo los papeles resultantes del robo de la bendición: Jacob se presenta ante su hermano Esaú postrándose ante él, como un vasallo ante su soberano, pero es como un hermano amoroso que Esaú se echa al cuello, y sus lágrimas comunes firman su reconciliación. Jacob depone las últimas armas de la rivalidad entre hermanos ofreciendo a su hermano la bendición que había tomado: "Recibe, pues, de mí mi bendición (berakhah) que te ha sido traída" (33:11). Cada uno puede encontrar por fin el lugar que le corresponde y se puede establecer una relación justa y fraternal. La inversión anunciada entre los grandes y los pequeños, programada entonces en los primeros episodios de la historia, ha terminado. La muerte de Isaac no verá satisfecha la venganza de Esaú (Gn 27,42), sino que, por el contrario, reunirá de nuevo a los dos hermanos, unidos por fin en el mismo afecto fraternal y el mismo vínculo filial: "Isaac murió... y Esaú y Jacob, sus hijos, lo enterraron" (Gn 35,29).

Reflexion sobre la historia de Esau y Jacob

En primer lugar ya el nombre es bastante revelador. Jacob significa “la elección”. ¿Recuerdas que también Abraham fue elegido para ser el primer amigo de Dios?. Dios elige a quien quiere y se vale de las maneras que quiere para darse a conocer.

En esta historia vemos que Jacob era un muchacho mentiroso y tramposo. ¿Cómo es posible que Dios eligiera a alguien como él? Pues sí, porque Dios no mira a las personas por sus pecados, sino por la promesa del plan de salvación que hará por medio de sus historias de vida.

Contenido Relacionado :  Sanson y Dalila

Esaú, un chico rudo, testarudo y bruto, no piensa en el futuro cuando le cambia la primogenitura a su hermano Jacob. Sólo piensa en su estómago, en llenar la barriga momentáneamente. No le interesan las bendiciones de Dios.

Vídeos de Jacob y Esau

Contenido

Entradas Relacionadas