Versiculos

Mateo 28:19-20

La gran comision
Por lo general, a este pasaje se le denomina la Gran comisión y los cristianos tienden a centrarse en su aspecto evangelístico. Sin embargo, la comisión en realidad es “hacer discípulos”, no simplemente “ganar creyentes”. Como hemos visto a lo largo de este artículo, el trabajo es un elemento esencial de ser un discípulo. Entender nuestro trabajo en el contexto del señorío de Cristo es parte del cumplimiento de la Gran Comisión. Se nos han dado órdenes de avanzar. Debemos llevar las buenas nuevas a todas las naciones, bautizando a los que las creen y enseñándoles a “guardar todo lo que os he mandado” (Mt 28:20). Al echar un vistazo a estos veintiocho capítulos de Mateo, vemos muchos mandatos que nos conciernen en el lugar de trabajo. Estas enseñanzas son para nosotros y para los que vienen después de nosotros.

Cuatro puntos importantes sobre la Gran Comisión

Mateo 28:19-20

"Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo"

Lo anterior es el relato de Mateo de lo que comúnmente se llama la "Gran Comisión". Este mandato contiene una serie de verdades importantes que merecen ser destacadas.

En primer lugar

observe que el bautismo es "en el nombre" de la sagrada Trinidad. En el N.T. griego, la expresión "en el nombre" significa entrar en la "posesión" de otro (Arndt & Gingrich, Greek-English Lexicon of the New Testament, p. 575). Por lo tanto, en el momento del bautismo, uno entra en una relación especial con la divinidad. Uno no disfruta de esta relación antes del bautismo, como muchos denominacionalistas alegan.

Contenido Relacionado :  Ezequiel 23:20

En segundo lugar

"el" precede a cada uno de los Tres Santos. Es "el Padre", "el Hijo" y "el Espíritu Santo". El uso repetitivo del artículo indica que se trata de tres Personas distintas (cf. B. Warfield, Biblical & Theological Studies, p. 42). El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, por lo tanto, no son simplemente tres manifestaciones de la misma Persona, como afirma la secta Pentecostal de la Unidad.

Tercero

el bautismo aquí contemplado fue administrado humanamente. Los discípulos fueron comisionados para enseñar, y sumergir mientras salían. Esto revela que el rito en cuestión era el bautismo en agua, ya que el bautismo del Espíritu Santo fue administrado directamente por Cristo (Mateo 3:11).

Además, puesto que el bautismo ordenado en este contexto debía continuar hasta el fin del mundo (20), es obvio que el "único bautismo" de Efesios 4:5 era la inmersión en agua, ya que el "bautismo" en el Espíritu ya había quedado obsoleto cuando Pablo escribió esa carta.

En cuarto lugar

la presencia permanente del Señor con su pueblo hasta el fin del mundo dependía de la ejecución fiel de su plan (es decir, la inmersión de los enseñados). Por lo tanto, está claro que el cristianismo no debía ser un sistema en evolución, sino que sus formas doctrinales debían permanecer estáticas. Así, por ejemplo, la aspersión nunca podría convertirse en un sustituto de la inmersión.

Oración

Padre: gracias te doy por estar siempre conmigo. Mi vida no sería la misma si no hubieras tocado mi corazón. Quiero comprometerme contigo y obedecer tus mandamientos, por ello te pido que me des entendimiento de tu Palabra para que pueda ir y compartirla y fe para recordar que Tú siempre estás a mi lado. Te lo pido en el nombre de Jesús
Amén

Contenido Relacionado :  Mateo 5:24

Vídeos de Mateo 28:19-20

Contenido

Entradas Relacionadas