Información

Idolos de este mundo

¿Que es un Idolo?
La Biblia entiende que la idolatría se extiende más allá de la adoración de imágenes y dioses falsos. Es una cuestión del corazón, asociada con el orgullo, el egocentrismo, la codicia, la gula (Filipenses 3:19) y el amor por las posesiones (Mateo 6:24). La idolatría es un tema importante en la Biblia, desafía la soberanía de Dios e intenta ofrecer una explicación alternativa a los problemas de la vida. Pero las Escrituras no solo registran los fracasos de las personas; también registra la esperanza del arrepentimiento. En su misericordia, Dios levantó a hombres y mujeres que desafiaron la teología defectuosa de la comunidad. Como lo afirma Tim Keller en su libro “Los dioses falsos”, un ídolo es “cualquier cosa más importante para ti que Dios, cualquier cosa que absorba tu corazón e imaginación más que Dios, y cualquier cosa que busques para darte lo que solo Dios puede dar”. Esencialmente, un ídolo puede ser cualquier cosa que tome el lugar de Dios como el enfoque y la prioridad más importante en nuestra vida. Este artículo pasará por diez ejemplos de ídolos e idolatría en la era moderna. Descubra qué hace que estos ejemplos sean sustitutos frecuentes y peligrosos para Dios como la esencia principal de nuestras vidas.

¿Qué dice la Biblia sobre la idolatría?

Según el Diccionario Bíblico de Baker, la forma más frecuente de idolatría en los tiempos bíblicos era la adoración de imágenes o ídolos que representaban o se pensaba que encarnaban varias deidades paganas. En el Antiguo Testamento, desde el principio, la amenaza de idolatría estaba en medio de Israel. Los antepasados ​​fueron idólatras y, mientras Abraham fue llamado a salir de un fondo politeísta (Josué 24:2), algunas personas trajeron a sus dioses con ellos (Génesis 35: 2-4). La permanencia de Israel en Egipto los colocó bajo la influencia de la religión egipcia, pero la soberanía de Dios se manifestó por su juicio sobre los dioses de Egipto (Éxodo 12:12; Números 33:4). Israel, sin embargo, rápidamente sucumbió a la idolatría al adorar a un becerro de oro en el Monte Sinaí (Éxodo 32).

El primer mandamiento es no tener dioses delante de Dios (Éxodo 20:3; Deuteronomio 5:7). Además, se prohibió la construcción de cualquier imagen (Éxodo 20:23) o incluso la mención de los nombres de los dioses (Éxodo 23:13). Invocar el nombre de un dios era un reconocimiento de su existencia y daba crédito a su poder. Al jurar en nombre de otro dios (1 Reyes 19: 2; 20:10), las personas se unirían a una lealtad distinta de Dios (Josué 23:7).

Contenido Relacionado :  Como entender la biblia

Como la idolatría sustituyó a Dios, violaba la santidad de la gente y era paralela al adulterio; de ahí el uso frecuente de imágenes sexuales negativas para la idolatría, especialmente por parte de los profetas. Tanto los matrimonios mixtos como los tratados formales estaban prohibidos debido a la afiliación con los dioses paganos (Éxodo 23:32-33), lo que llevó a una eventual comunión (Éxodo 34:15) y la adoración de ídolos (Números 25:2-3).

3 tipos de idolatría

Dios creó a los seres humanos como adoradores. Hay algo dentro del corazón humano que responde a una visión de gloria con adoración y alabanza. Esto es cierto tanto para las personas religiosas como para las no religiosas. La adoración, aunque es un término religioso, es simplemente dedicarse a alguien o algo.

Idolatría pagana

Cuando la gente piensa en ídolos, lo primero que le viene a la mente es una tribu antigua o incivilizada que se inclina ante una imagen tallada en piedra o madera. Esto ciertamente encajaría en la categoría de idolatría pagana. La idolatría pagana es la más fácil de detectar porque adopta las formas más obvias: algún tipo de ceremonia o ritual que se realiza a una deidad que no es el Dios de la Biblia.

La idolatría pagana se caracteriza por prácticas que son explícitamente de naturaleza espiritual pero que no involucran a Dios el Padre, Jesucristo o el Espíritu Santo. Más bien, puede ser para algún otro dios con nombre o sin nombre. Cosas como el yoga en su forma más verdadera, los intentos de conectarse con la naturaleza, inclinarse ante los ídolos, la meditación trascendental y cosas por el estilo, son ejemplos de idolatría pagana.

Esto también incluiría el hinduismo, el budismo y las formas de espiritualidad impulsada por la naturaleza. Otros tipos de idolatría pagana pueden incluir el uso de tablas ouija, bolas de cristal, cartas del tarot, leer las estrellas, reike y cosas por el estilo

Idolatría secular

A diferencia de la idolatría pagana, la idolatría secular es más difícil de detectar. Esto se debe a que generalmente está libre de lenguaje religioso o prácticas típicamente espirituales. Pero no te dejes engañar, ¡es tan real y tan dañina! La idolatría secular es practicada incluso por aquellos que no se consideran religiosos de ninguna manera. Es la forma más común de idolatría en nuestro mundo occidental moderno.

Los dioses de nuestra cultura incluyen el sexo, el dinero, el poder, la apariencia física, la familia, el romance, la fama, el ocio, las celebridades, el éxito, la comida, la comodidad, la imagen y cosas por el estilo. Las personas, religiosas o no, se entregan a sí mismas para lograr estas cosas. Se entregan a sí mismas para conseguirlas y conservarlas. Dominan sus vidas de una manera, que reflejan una marcada devoción religiosa.

Contenido Relacionado :  Santiago 5

Idolatría religiosa

La tercera forma de idolatría es la idolatría religiosa. La idolatría religiosa parece una adoración en el exterior, pero no es lo real en absoluto. Las iglesias están llenas de idolatría religiosa porque siempre hay personas que siguen los movimientos de las prácticas religiosas sin siquiera comprometerse de corazón.

Imagínate una persona que asiste fielmente a la iglesia todas las semanas. Canta los cánticos, escucha cortésmente el sermón, pone dinero en la ofrenda y realiza los diversos rituales que se esperan de ella, como tomar la “Cena del Señor” y ser bautizados. Debido a que este individuo está haciendo todas las cosas religiosas que se esperan de él, asume que está bien con Dios.

Pero, de hecho, están cometiendo idolatría. Su dios falso son las prácticas religiosas en sí mismas, no a lo que apuntan las prácticas religiosas. Jesús regularmente chocaba con los fariseos de su época, porque eran devotos de sus tradiciones religiosas sin tener ningún amor real por Dios.

Confiaron en su actuación, no en Dios, para salvarlos. Creían que su santidad externa significaba que también eran santos internamente; sin embargo, Jesús los llamó hermosas tumbas con huesos de hombres muertos en el interior (Mateo 23:27).

Ídolos Hoy

Nuestra identidad

Es fácil colocar nuestra identidad en algo o alguien que no sea Dios. Ya sea nuestro seguimiento en las redes sociales, nuestra posición en el trabajo, nuestras habilidades / habilidades o los logros que buscamos. Muchos tienen su identidad envuelta en algo incorrecto.

No solo es un ídolo, sino que también es una forma difícil de vivir. Si tu identidad está en tu trabajo, tus habilidades, tu apariencia o cualquier otra cosa, constantemente sentirás que no estás a la altura.

Dinero / consumismo

No importa si tienes dinero o estás arruinado. La búsqueda de dinero y la adquisición de cosas es un ídolo para muchos en nuestra cultura. Mucha gente confía más en su dinero que en Dios. El dinero no está mal, de hecho, es una herramienta. Y como cualquier herramienta, debes usarla correctamente; de lo contrario, puede causar mucho daño. El dinero no es el problema, es cómo lo usamos y lo vemos lo que puede convertirse en un problema.

Contenido Relacionado :  Salmo para dormir

Entretenimiento

Estamos obsesionados con divertirnos. Y viene en muchas formas, desde Netflix hasta vacaciones, videojuegos y podcasts. Nos encanta el entretenimiento en todas sus formas. Nuevamente, al igual que con los otros ídolos de hoy en día, no es que el entretenimiento sea malo.

Puede ser algo bueno. Pero cuando nuestras vidas se convierten en la búsqueda de entretenimiento y de las mejores experiencias que podamos encontrar, entonces se convierte en un ídolo. Se ha vuelto más importante que Dios. Yo diría que el entretenimiento es bueno y un regalo de Dios, pero deberíamos adorar al dador, no al regalo

Sexo

Estamos obsesionados con el sexo en nuestra cultura, está en todas partes. Puede que sea lo único en lo que pensamos más que en dinero. Hemos tomado un regalo de Dios y lo hemos convertido en el dios de nuestras vidas. Y para muchos, sus vidas están controladas por el sexo.

Incluso cuestionar la ética sexual en nuestra sociedad traerá una gran cantidad de acusaciones, mostrando cuán atados a nuestro ídolo estamos en realidad. La identidad sexual, las prácticas sexuales la vida sexual son sagradas para nosotros. La iglesia tiene algo de culpa por esto.

En lugar de presentar el sexo como un buen regalo de Dios, en la historia reciente han acumulado culpa y vergüenza. Se podría argumentar que este es uno de los factores que provocó la exageración excesiva del sexo. Pero independientemente de cómo llegamos aquí, para muchos hoy en día, el sexo es un ídolo. Lo valoramos más que a Dios

Nuestros teléfonos

La adicción a los teléfonos inteligentes se está convirtiendo cada vez más en una tendencia preocupante. Esto es especialmente cierto para las generaciones Z y Millennial, pero ciertamente no se limita a ellas.

Para muchos, simplemente no pueden vivir sin sus teléfonos (o presencia en línea). Esto se está convirtiendo rápidamente en un ídolo para muchos. El problema no son nuestros teléfonos o redes sociales, ni ninguna forma de tecnología. Es el valor que le damos lo que lo convierte en un problema.

Cuando nuestras vidas giran en torno a la cantidad de Me gusta que recibimos, cómo lucen nuestros seguidores, o si no podemos sentarnos en silencio durante 5 minutos sin actualizar nuestro suministro de noticias, es posible que tengamos un ídolo. Todo lo que ocupa el lugar de Dios en nuestra vida, todo lo que se vuelve más importante que él, es un ídolo.

Vídeos de Idolos de este mundo

Contenido

Entradas Relacionadas