Mensajes

Recuperar la fe

¿Cómo recuperar la fe en Dios?
¿Cómo recuperar la fe en Dios?, es directamente proporcional a la voluntad del creyente de querer hacerlo (¿Le quiero tenerle fe a Dios?, ¿quiero creerle a Él?) y sólo puede realizarse con el acto consciente de querer creerle a sus promesas. Pues escuchando, leyendo y oyendo sus Palabras es que se puede recuperar la fe.

¿Qué pasa cuando se pierde la fe en Dios?

La fe durante su proceso de vida interior, necesita ser alimentada para crecer sana y robusta. Por el contrario, si la fe pierde su vigor en aquello que lo alimenta, tarde ó temprano tendrá que debilitarse. La fe mantiene su vida en la palabra de Dios, y es sustentada por la confesión.

Mucha gente se pregunta entonces, ¿cómo puedo aumentar mi fe en Dios?

Confesarte, declarar la Palabra y las cosas de Dios son parte de la oración y la meditación. Al leer, digerirás y hablarás la Palabras para ti mismo. Así estarás meditando en la Palabra. Para aumentar tu fe, di una cosa, piensa en ella y hazla con honestidad, no con fingimiento.

Pero, ¿por qué se debilita la fe?

6. POR FALTA DE VIDA EN COMÚN CON OTROS CREYENTES. La fe cristiana nació comunitariamente y así se ha sostenido por más de dos milenios. Quien no comparte su fe la pierde, porque se le convierte en un adefesio individualista donde yo “creo a mi manera”.

Igualmente, ¿qué hacer cuando se debilita la fe?

Para lograr una fe cada vez mayor haz como hábito conocer cada día más la palabra de Dios, mantente firme, creyendo que tus bendiciones están en camino y que Dios tiene el control, descansa en él, ten paciencia, no importa cuáles sean tus pruebas, nunca olvides que no hay victoria sin proceso.

Maneras de recuperar la fe

1. Humíllate a ti mismo

El primer paso hacia la maravilla es simple. Cuanto más alta sea la opinión que tengas de ti mismo, menos reconocerás la grandeza de Dios. Cuando vivimos nuestras vidas como Juan el Bautista, entendemos que “Él [Jesús] debe ser más grande; Debo ser menos” (Juan 3:30).

Contenido Relacionado :  Escuchar a Dios

Así que apartamos nuestros ojos de nosotros mismos y los colocamos en Jesús. También nos hacemos más conscientes de lo que nos separa de él cuanto más lo conocemos. Pero donde vemos nuestro fracaso, también vemos su perdón y comenzamos a experimentar la libertad. Cuando sometemos nuestra voluntad al que nos creó, comenzamos a ver el infinito esplendor de la gloria de Dios.

2. Deja que las cosas se ensucien

La maravilla y la vulnerabilidad van de la mano cuando nos abrimos para ver a Dios moverse. Las tormentas de la vida pueden tentarnos a adormecer la profundidad de la lucha que sentimos, pero hacerlo hace que la vida parezca menos real, menos impresionante. Cuando intentamos endurecer nuestros corazones para presentar una estabilidad falsa, nos olvidamos de buscar la curación para nuestro dolor.

Así como Alia Joy dice en Gloriosa debilidad: “Muy a menudo, cuando nos lastimamos en la iglesia, nos ponemos nuestras máscaras y pretendemos que todo está bien porque creemos que nuestro testimonio se supone que es nuestra fidelidad. Pero nuestro testimonio es solo siempre que Dios nos es fiel, no al revés”.

No fuimos salvos para fingir que somos perfectos, sino que fuimos redimidos por el justo para su gloria. La buena noticia es que Jesús nos vio como dignos de ser salvados. Cuando traemos todo lo que somos para él y sus propósitos, vemos la liberación llegar a nuestros lugares más oscuros. Él es fiel para encontrarnos, consolarnos y sanarnos en medio del desastre, y eso nos debe llevar al asombro.

3. Sé Testigo de la Declaración de la Naturaleza.

Mientras más entretenimiento haya a nuestro alcance, más fácil será permanecer en el interior. Al salir de la convocatoria se maravilla, porque la creatividad, el color y el poder que existen en la creación nos obligan a ver fuera de nosotros mismos.

Contenido Relacionado :  Oración para sanar

Cuando contemplamos las alturas del cielo y las profundidades de los océanos, percibimos lo mucho que está fuera de nuestro alcance, nuestro control y nuestra comprensión. Tratamos de permitir que nuestros problemas sean arrastrados por estos grandes aspectos de la creación, y cuanto más observamos cómo declaran la gloria de Dios, más tensión comienza a liberarse. Hay libertad en saber que no somos el centro del universo.

Job 12:7-10 nos deja en la mente de un hombre sumido en el dolor, pero todavía lleno de asombro: “Pero pregúntales a los animales, y te enseñarán a ti, o a los pájaros en el cielo, y te lo dirán; o habla a la tierra, y te enseñará, o dejará que los peces en el mar te informen. ¿Cuál de todos estos no sabe que la mano del Señor ha hecho esto? En su mano está la vida de cada criatura y el aliento de toda la humanidad”.

4. Trae tus preguntas y tus dudas

Dile a Dios lo que temes decirle. Cuéntale tus dudas, temores y las preguntas que persisten. Pídele ayuda, pídele consuelo y pídele que te enseñe. No intentes esconderte porque oculta tu visión de Dios.

Cuando intentamos hacerlo para que no pueda vernos, solo somos nosotros los que lo perdemos de vista.

“Nada en toda la creación está escondido de la vista de Dios. Todo está descubierto y puesto al descubierto ante los ojos de aquel a quien debemos rendir cuentas" (Hebreos 4:13).

Tendremos preguntas; La duda intentará afianzarse. Y si nos negamos a dejar que las Escrituras nos devuelvan a la verdad, si empezamos a retirarnos de la iglesia local por temor a que vean nuestra lucha o que nuestras preguntas se extiendan, solo nos desanimaremos más.

Jesús nunca temió las preguntas que otros hacían. Tuvo paciencia con Tomás, la mujer del pozo y el padre que gritó: “Yo sí creo; ayúdame a vencer mi incredulidad" (Marcos 9:24).  También será paciente contigo.

Contenido Relacionado :  Dios mío ayúdame estoy desesperado

5. Los Sueños del Reino

Con demasiada frecuencia, limitamos a Dios con nuestra propia imaginación en nuestras oraciones, nuestras vidas y nuestras esperanzas para el futuro. Dios se preocupa por los deseos de nuestros corazones, e incluso él ve nuestros sueños más pequeños. Pero los sueños autocentrados a menudo son insuficientes para actuar como un catalizador para la maravilla duradera.

En contraste, los sueños del reino buscan llegar más allá de esta vida temporal y llegar a lo eterno. Los sueños de ver las buenas nuevas predicadas, los corazones rotos atados y los cautivos en libertad deben inspirar nuestras metas y esperanzas para nuestra vida. Cuando buscamos estas cosas, se nos da el privilegio divino de ver a Dios obrar.

Debemos tomarnos el tiempo para responder a las preguntas que Michael Yaconelli hace en Maravilla Peligrosa: “¿No deberían los cristianos ser conocidos por el fuego en sus almas, la gratitud con los ojos abiertos, el brillo en sus ojos y una santa travesura en su interior? ¿sus comportamientos? ¿No debería considerarse el cristianismo como peligroso, impredecible, amenazador para el estatus quo, vivir fuera de las líneas, incontrolable, intrépido, salvaje, más allá de la clasificación o definición? ¿No deberían los que se llaman a sí mismos cristianos estar llenos de asombro y maravilla?

Mientras buscamos maravillarnos y admiramos a nuestro Salvador, que nuestros pensamientos permanezcan para siempre en las verdades de Efesios 3: 20-21: “Ahora, a aquel que puede hacer mucho más que todo lo que pedimos o imaginamos, según su ¡El poder que está obrando dentro de nosotros, para que Él sea gloria en la iglesia y en Cristo Jesús a través de todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén."

Vídeos de Recuperar la fe

Contenido

Entradas Relacionadas