Mensajes

Misericordia de Dios

Misericordia
La misericordia representa el trato compasivo que se da a una persona más allá de sus méritos, en virtud de la expiación de Jesucristo. Nuestro Padre Celestial conoce nuestras debilidades y pecados. Nos muestra misericordia al perdonar nuestros pecados y ayudarnos a regresar para morar en Su presencia.

Misericordia - significado

La honestidad, la integridad significa no sólo no querer lo que no es nuestro, sino ser personas leales, veraces, de corazón puro, aceptando los defectos y cualidades de nuestros hermanos. Para ello, todos debemos tener una relación clara y sin subterfugios entre nosotros, amándonos, respetándonos, perdonando cada uno a su hermano, por grande que sea la ofensa recibida.

Si no lo hacemos, ¿qué nos concederá Dios? ¿Será la misericordia de Dios sobre nosotros si no somos misericordiosos con nuestros semejantes? Dios se apiadará del que tiene misericordia. Si tenemos penas y malos sentimientos hacia el prójimo, no estamos ejerciendo la misericordia.

Dios conoce los corazones y sabe lo que se lleva en ellos: ya sean penas, tristezas, falta de perdón, malos sentimientos. Cuando uno tiene estos sentimientos, puede estar seguro de que el amor y la misericordia de Dios no estarán sobre nosotros.

Vemos dos caras de Dios en el ejercicio o no de la misericordia: si el hombre actúa con misericordia, tendrá misericordia de Dios; si no la ejerce, tendrá juicio. La misericordia y el juicio son atributos de Dios. Dios es amor, pero también es justicia y juicio. Dice:

"Ahora voy a poner la misericordia delante de ti. Si no andas en misericordia, entonces andarás en juicio, y el juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia". (Santiago 2.13)

Contenido Relacionado :  Oración de buenas noches

"Con el benigno te mostrarás benigno; y con el sincero te mostrarás sincero; con el puro te mostrarás puro; y con el malvado te mostrarás inflexible". (Salmos 18:25-26)

En otras palabras, si eres duro con Dios, Él también se mostrará duro contigo; si eres misericordioso, Él se mostrará misericordioso. Dios se ocupará de nosotros en el plano que queramos vivir, pues la voluntad es libre, pero la cosecha de la siembra propia es vinculante.

La misericordia es uno de los grandes atributos de Dios

La misericordia no parece muy valiosa hasta el momento en que la necesitas. En ese momento se convierte en una de las cosas más preciadas del mundo. Anhelamos la misericordia, pero no se puede exigir, porque se concede por completo, independientemente del mérito o la valía. Cuando se cumple, ya sea por parte de Dios o de nuestro prójimo, todo el mundo está agradecido.

Sin embargo, el ejercicio de la misericordia es un punto relevante en la fe de cada uno que sirve a Dios. Jesús dijo: "Bienaventurados los misericordiosos, porque obtendrán misericordia".

  La misericordia de Dios a través de su hijo Jesús:

Podríamos traducir esta bienaventuranza diciendo: "Bienaventurados los que ministran la gracia, porque ellos recibirán la gracia". La gracia significa un favor, sin méritos, que Dios nos concede por medio de Jesucristo.

Aunque nuestro prójimo no tenga ningún mérito, ni lo merezca, debemos seguir mostrando misericordia hacia él. Dios utilizó la misericordia con los seres humanos cuando nos envió a su hijo para redimir al hombre del pecado, por lo que la misericordia es uno de sus grandes atributos.

Contenido Relacionado :  El valle de los huesos secos

La misericordia de Dios no se limitó a la entrega de su hijo: Dios la sigue manteniendo con los seres humanos que son pecadores y dependen de su mirada benigna para caminar.

Las consecuencias de la falta de misericordia

"El misericordioso hace el bien a su propia alma, pero el que es cruel aflige su propia carne". (Proverbios 11:17)

Con la dureza y la amargura que las personas tienen en sus espíritus, se hacen daño a sí mismas. No se dan cuenta de lo que hacen, pero van en contra de su propia salud, de su propio bienestar. Un buen número de seres humanos son rencorosos. Para ellos, es difícil perdonar.

Hay un espíritu implacable en ellos. Esas personas se vuelven muy amargadas. Es muy humano ser vengativo, no perdonar, guardar rencor en el corazón y a veces en el espíritu. Quizás lo más trágico que existe es ver a la gente caminando en la amargura.

Es trágico descubrir la existencia de rencor entre padres e hijos, entre marido y mujer, entre parientes y entre socios de negocios entre amigos.

Como consecuencia de la falta de misericordia, y de un corazón cerrado al perdón del prójimo; vemos:

Obstáculo para que las oraciones lleguen a Dios;
Obstáculo para que las bendiciones de Dios lleguen a nosotros;
La insatisfacción y la incompletud de la vida personal, porque la verdadera plenitud humana está en el hecho de que la plenitud de nuestro ser interior se libera para nuestro caminar con Dios.
Obstáculo para que el Espíritu Santo habite en nuestro ser. Con la ira y el dolor, la mezquindad hacia el prójimo, no hay morada de Dios en nosotros.

Contenido Relacionado :  Oración por las familias

Vídeos de Misericordia de Dios

Contenido

Entradas Relacionadas