Versiculos

2 Crónicas 7:14

2 crónicas 7:14
“Si se humilla mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oran, y buscan mi rostro, y se convierten de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14; RVR 1995). La clave para entender cualquier versículo de la Escritura es el contexto. Existe el contexto inmediato — los versículos antes y después de él — cómo el versículo encaja en la historia general. También está el contexto histórico y cultura — cómo el versículo era entendido por su audiencia original a la luz de su historia y su cultura. Debido a que el contexto es tan importante, un versículo cuyo significado y cuya aplicación parecen directos, cuando se cita de forma aislada puede significar algo significativamente diferente que cuando se toma en contexto.

Versos Paralelos

La Biblia de las Américas

y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.

Nueva Biblia Latinoamericana

y se humilla Mi pueblo sobre el cual es invocado Mi nombre, y oran, buscan Mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces Yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.

Reina Valera Gómez

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Biblia Jubileo 2000

si se humillare mi pueblo, sobre los cuales ni nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus caminos malos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Contenido Relacionado :  Juan 14:27

¿Qué significa?

Esta promesa fue originalmente dada a la nación de Israel. Sin embargo, el dicho que sigue inmediatamente a la referencia a “mi pueblo” es uno que abre esta promesa a más que el pueblo judío y dice: “que lleva mi nombre.” Esta redacción se usa para describir a todos los que se han convertido en parte de la familia de Dios.

La Biblia dice en 2 Timoteo 3:16 que “toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia.”

También tenemos la seguridad en Romanos 15:4 de que “todo lo que se escribió en el pasado (el Antiguo Testamento) se escribió para enseñarnos, a fin de que, alentados por las Escrituras, perseveremos en mantener nuestra esperanza.

Por lo tanto, es importante que apliquemos los principios de 2 Crónicas 7:14 a nuestro propio tiempo, nación, iglesia y familia, como lo hicieron los antiguos israelitas. Necesitamos entender que los principios por los cuales Dios gobierna siguen siendo los mismos; y no cambian.

Sí, estas son las palabras de Dios habladas a Salomón, rey de Israel. Del mismo modo, la “tierra” referida era la tierra de Israel. Cuando los israelitas pecaron contra el Señor, Él enviaría las plagas mencionadas en el versículo 13. Pero si respondían humillándose, orando, buscando el rostro de Dios y apartándose de sus malos caminos, Dios los escucharía desde el cielo, perdonaría su pecado y sanaría su tierra.

¿Pueden los cristianos encontrar alguna aplicación apropiada de este texto? ¡Absolutamente! Pablo citó ejemplos de rebelión en el Antiguo Testamento en la historia de Israel que provocaron el castigo de Dios; notó que también servían como advertencias para los cristianos que vivían bajo el nuevo pacto. Pablo dijo: “Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos” (1 Corintios 10:11).

Contenido Relacionado :  Genesis 2:24

El apóstol Pedro, hablando a un grupo de cristianos del primer siglo, dijo esto: “Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios” (1 Pedro 2:10). Hoy, los seguidores de Jesucristo son el pueblo de Dios. Los cristianos son aquellos “que lleva mi nombre.” Por lo tanto, es apropiado que apliquemos hoy día también las verdades eternas de 2 Crónicas 7:14, porque es crucial para todos los cristianos, humillarnos, orar, buscar el rostro del Señor y apartarnos de nuestros caminos malvados, pidiéndole que oiga del cielo, perdone nuestros pecados y traiga sanación espiritual a las iglesias ineficaces y enfermas de nuestra tierra.

En 2 Crónicas 7:14, notamos tres preceptos que Dios pide constantemente en todas las Escrituras: Humildad, hambre y santidad.

El primer requisito para tal curación espiritual es la humildad. “Si mi pueblo, que se llama por mi nombre, humillarse,” porque es vital que el cristiano practique la justicia, ame la fidelidad y camine humildemente con su Dios (Miqueas 6:8). Todo ser humano redimido debe dar toda la gloria a Jesús por la salvación.

El segundo requisito para la curación espiritual es el hambre. “… ore y busque mi presencia.” Jesús exhortó a Sus seguidores a “tener hambre y sed de justicia” (Mateo 5:6). Todos los cristianos harían bien en aumentar su hambre de piedad.

El requisito final para la curación espiritual es la santidad, “… abandona su mala conducta.” La santidad viene por medio del arrepentimiento del pecado. Arrepentirse significa confesar nuestros pecados y alejarnos de ellos; que a su vez, conduce a la verdadera santidad.

Vídeos de 2 Crónicas 7:14

Entradas Relacionadas