Mensajes

El poder de Dios

El PODER DE DIOS
La cruz representa el amor de Dios. La resurrección es el poder de Dios. Cuando hacemos la transición del perdón de los pecados al poder de resurrección de Jesucristo, Él puede mostrar su victoria en nuestras vidas y a través de nosotros a los demás. Necesitamos tanto el amor como el poder de Dios.

¿Qué es el poder de Dios?

El poder de Dios es el sello distintivo de su reino. Jesucristo no trajo a la tierra una religión débil. Él trajo la poderosa realidad de la atmósfera de Dios, llamada el Reino de Dios. En el reino de Dios los demonios son expulsados, el mal es destruido, la enfermedad es vencida y los muertos comienzan a resucitar, porque la vida fluye en abundancia.

La mayoría de los cristianos no tienen idea sobre el poder de Dios y viven en un cristianismo terrenal, carnal e intelectual donde todo lo que tienen son buenas palabras sobre Dios. Pero Dios quiere convertirse en una realidad poderosa para todos nosotros. No es una buena idea o una fe que nos ayude a mantenernos, sino un poder que cambia la vida y sana a los enfermos. Debemos mostrar al mundo que Dios es verdadero y que Dios está aquí.

¿Cómo es el poder de Dios?

A menudo escuchamos sobre el poder de Dios, y las Escrituras están llenas de ejemplos de su poder en acción. Él es "el gran Dios, poderoso e impresionante" (Nehemías 9:32). Se nos enseña a confiar en su gran poder para ayudarnos a superar pruebas como la pérdida de un trabajo, un divorcio difícil, la bancarrota, las persecuciones odiosas, una enfermedad debilitante o la pérdida de un ser querido. Aprender a confiar en el poder de Dios es parte de vivir la vida cristiana.

Contenido Relacionado :  Haced esto en memoria de mí

Las autoridades griegas nos dicen que, debido a que el término megetos se encuentra solo aquí en todo el Nuevo Testamento, esto refleja el alcance de la mente de Pablo cuando trató de describir el poder de Dios. Pablo estaba "estirando las costuras" mientras trataba de describir el poder de Dios y darle más significado a sus palabras.

Lo que Pablo realmente nos dice es que el poder de Dios excede o supera todo, es un poder inimaginable. Dios hizo que el universo existiera, resucitó a Jesús de entre los muertos, "colocó todas las cosas debajo de sus pies y lo designó para que se encargara de todo para la iglesia" (Efesios 1:22), y tiene un poder mucho más allá de cualquier posibilidad de ser medido.

Pablo simplemente no podía decir lo suficiente sobre la grandeza y majestad de Dios, y tuvo dificultades para encontrar las palabras para expresar sus pensamientos sobre el poder de Dios.

La mayor prueba del poder de Dios

La resurrección

La resurrección de Jesús ciertamente demuestra el gran poder de Dios y es la gran esperanza de todos los creyentes. Porque Él vive, nosotros también viviremos (Juan 14:19). Pedro dijo que hemos "nacido de nuevo para una esperanza viva a través de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para obtener una herencia que sea imperecedera y sin mancha y que no se desvanezca" (1 Pedro 1: 3–4).

Pase lo que pase en este mundo, tenemos el poder de Dios y la resurrección de Jesús; el Señor nos concederá una herencia y nos sostendrá por toda la eternidad. Nosotros estamos protegidos por el poder de Dios hasta la venida de la salvación, que está lista para ser revelada.

Contenido Relacionado :  Oración de acción de gracias

No importa cuán débiles o mal equipados podamos sentirnos a veces, podemos confiar en el poder de Dios. Tenemos la seguridad de que Dios "puede hacer muchísimo más que todo lo que pedimos o imaginamos, de acuerdo con su poder que actúa dentro de nosotros” (Efesios 3:20).

Confiamos en que, en última instancia, Dios cumplirá Su voluntad en nuestras vidas: "En todas las cosas, Dios obra por el bien de aquellos que lo aman, los que han sido llamados según su propósito" (Romanos 8:28).

En Hechos 1: 8, Cristo les dice a los discípulos que, con el Espíritu Santo, recibirían la capacidad de ser testigos efectivos de él. Pero además de recibir la capacidad de un testimonio efectivo, el poder de Dios comenzaría a trabajar activamente en sus vidas.

Dios da poder a toda la humanidad mediante el Espíritu Santo. El intelecto es la base del poder del hombre. Sin embargo, a sus hijos regenerados, les da una capacidad adicional y realizada para cumplir su voluntad, así como les da poder a la hueste angelical para llevar a cabo sus responsabilidades (II Tesalonicenses 1: 7). Él nos equipa con todo lo que necesitamos para lograr lo que esté de acuerdo a su voluntad.

El poder de Dios es suficiente

Se trata de asirnos a la fe en el poder de Dios en nuestra vida personal. Este poder es lo suficientemente fuerte para liberarnos del pecado y llevarnos a una vida en la voluntad de Dios, que es solamente futuro y esperanza (Jeremías 29: 11). La fe en el poder de Dios hace que nos soltemos, y dejemos que Él que tiene todo el poder sobre el cielo y la tierra nos guíe a cambio. ¡Así de grande es el poder de Dios!

Contenido Relacionado :  Ama a tus enemigos

"y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza." Efesios 1: 19

¿Cómo recibir el poder de Dios?

Necesitamos el poder de Dios, tanto de manera personal como colectiva. Pero ¿qué se requiere para que su poder sea liberado en nosotros? Creo que la respuesta es la misma ya sea que hablemos de creyentes individuales o de iglesias.

Fe en Dios y en su Palabra. Es esencial creer que las Sagradas Escrituras son del todo verdaderas y suficientes para la vida y la piedad. Cada vez que un pastor o una congregación comienza a cuestionar la inerrancia, suficiencia o claridad de la Biblia, significa que la iglesia ha negado la fuente de su poder.

Dependencia de Dios. El Señor Jesús dijo que aparte de Él, no podemos hacer nada de valor espiritual (Jn 15.5). De hecho, el poder de Dios se perfecciona en nosotros cuando somos débiles y confiamos por completo en Él (2 Co 12.9).

Obediencia. No podemos esperar que el poder de Dios fluya a través de nosotros cuando estamos viviendo en pecado o justificando la obediencia parcial.

Oración. Dios obra a nuestro favor cuando le traemos con humildad nuestras necesidades y nos sometemos a su voluntad.

A veces pensamos que Dios nos da poder para alcanzar metas, pero en realidad, Cristo viene a vivir en nosotros a través del Espíritu Santo. Su poder fluye en nosotros cuando sometemos cada aspecto de nuestra vida a su autoridad —incluyendo nuestros planes, deseos y futuro.

Vídeos de El poder de Dios

Contenido

Entradas Relacionadas