Mujeres

Historia de Rut

¿Quién era Rut?
Rut, una moabita que, después de la muerte de su esposo Mahlon, se dirigió a Belén con su también enviudada suegra Noemi, ocupa un lugar importante en la historia israelita, ya que llegó a ser antecesora de David

Historia de Rut

Hambre y tragedia

El inicio del libro de Rut comienza con dolor. Cuando una hambruna asoló Belén, Noemí y su marido se fueron a vivir a Moab, y sus dos hijos tomaron esposas moabitas llamadas Rut y Orfa. Pero después de una década, las mujeres se quedaron solas en el mundo cuando sus maridos fallecieron.

Noemí, al oír hablar de la fidelidad del Señor a su pueblo en la tierra de Judá, decidió emprender el regreso allí. Tanto Rut como Orfa insistieron en acompañarla, pero ella les dijo que volvieran con sus propias madres. Al oír esto, Orfa besó a Noemí y se marchó, pero Rut "se aferró a ella", negándose a separarse de su lado

Rut y Noemí se ponen en camino

Al darse cuenta de que Rut estaba decidida a acompañarla, Noemí partió con ella hacia Belén. Cuando llegaron a la tierra, la cosecha de cebada estaba empezando. Rut fue a espigar a los campos de un hombre llamado Booz que era pariente de Noemí. Cuando vio a Rut trabajando allí, preguntó a sus segadores: "¿De quién es esta joven?". Y le dijeron que era una moabita que había venido con Noemí (Rut 2:5-7).

Booz habló entonces con Rut, pidiéndole que se quedara en sus campos y ofreciéndole su protección. Rut se asombró de su bondad y le preguntó qué podía haber hecho para ganarse su favor

Contenido Relacionado :  Jezabel biblia

Noemí concibe un plan

Cuando Rut regresó a su suegra esa noche, le contó dónde había trabajado en el campo ese día. Noemí respondió con alegría, diciendo de Booz:

"Que sea bendecido por el Señor, que nunca deja de mostrar bondad con los vivos y con los muertos. Este hombre es un pariente cercano nuestro, uno de nuestros redentores". - Rut 2:19-20

Entonces Noemí indicó a Rut que fuera a ver a Booz en la era aquella noche. Así que Rut hizo lo que Noemí le ordenó, y bajó a la era y le descubrió los pies donde yacía. Booz se despertó a medianoche al ver a Rut tendida a sus pies y se asustó:

"¿Quién eres?", le preguntó. Ella respondió: "Soy tu sierva Rut. Extiende el ala de tu manto sobre tu sierva, porque eres un redentor". Él dijo: "¡Que el Señor te bendiga, hija mía! Ahora has sido aún más leal que antes al no ir detrás de los jóvenes, sean pobres o ricos. Ahora ten por seguro, hija mía, que haré por ti lo que digas; toda la gente de mi pueblo sabe que eres una mujer digna. Quédate donde estás por esta noche, y mañana, si él actúa como redentor para ti, bien. Pero si no lo hace, vive el Señor, lo haré yo misma..."- Rut 3:9-13

La redención de Rut

Después de esto, Booz fue a hablar con los ancianos de la ciudad y les habló de la herencia de Noemí: una parcela de tierra de su pariente Elimelec. Le dijo al redentor que, al tomar esta tierra, tendría el deber de casarse con Rut. Pero el redentor renunció a su derecho a la tierra, por lo que Booz la compró para sí mismo. Entonces Booz tomó a Rut como esposa, y juntos tuvieron un hijo llamado Obed. Obed dio a luz a Jesé, que fue el padre de David, el futuro rey de Israel.

Contenido Relacionado :  Libro de Ester

Enseñanzas que nos dio Rut

Le dijo adiós a su pasado. 

Rut era moabita, lo que probablemente implicaba que había crecido en un hogar donde el incesto y otro tipo de prácticas inmorales eran ofrecidas como sacrificio a dioses paganos. No tenía una historia familiar muy digna de contar. Posiblemente creció en un hogar donde lo normal era el abuso y el desenfreno. Y aunque su pasado no era muy bueno y pudo escudarse en algo como: “más vale malo conocido que bueno por conocer”, ella decidió darle un vuelco a su vida.

Descubrió la misericordia de Dios. 

Rut descubrió la misericordia de Dios cuando estaba en los campos de Booz. Ella no tenía idea de lo bueno que era el Dios de Israel hasta que Booz y sus parientes demostraron generosidad con ella. Ella había escuchado de Dios por su suegra, pero ella experimentó su bondad en Belén. La única forma de conocer al Señor es pasando tiempo con Él. Debes convencerte de que Él está contigo y no en tu contra. Debes edificar tu confianza sobre la bondad de Jesús.

Vídeos de Historia de Rut

Contenido

Entradas Relacionadas