Versiculos

Proverbios 22:6

Instruye al niño
Instruir al niño en su camino sermón es una de las tareas más importantes que tienen los padres en el proceso de formación de sus hijos, pues de eso se definirá su forma de actuar, de pensar y su adorar a Dios, el cual intervendrá en este proceso para lograr la salvación del alma del niño.

Versos Paralelos

Proverbios 22:6

Biblia Reina Valera 1960
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Biblia Nueva Traducción Viviente
Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.

Biblia Dios habla hoy
Dale buena educación al niño de hoy, y el viejo de mañana jamás la abandonará.

 Biblia de Jerusalen
Instruye al joven según sus disposiciones, que luego, de viejo, no se apartará de ellas.

Biblia Católica (Latinoamericana)
Muéstrale al niño el camino que debe seguir, y se mantendrá en él aun en la vejez.

Explicación de proverbios 22:6

El versículo es una promesa de bendición como consecuencia de la paternidad divina.

En otras palabras, si un padre cría a un niño de acuerdo a la forma en que debe criarse (por ejemplo escuchar el Evangelio, en la piedad, un ejemplo piadoso), entonces ese niño va a confiar en Cristo y vivir una vida santa, incluso en la vejez. Esta traducción ha obstaculizado muchos padres, mientras ven perplejos cuando su hijo parece desafiar su paternidad divina. Muchos se han preguntado como es comprensible, “¿Cuándo él / ella se corregirá en la forma en que debe andar?”

El versículo no es una garantía total, sino una observación general consecuente de la paternidad divina.

En otras palabras, si un padre cría a un niño en la piedad, a pesar de que no se garantiza que el niño va a abrazar a Cristo y vivir de acuerdo a la edad adulta, es probable que lo haga. Esta interpretación mantiene la idea correcta de que los proverbios no son garantías absolutas de la vida, sino observaciones generalmente ciertas a la vida.

Contenido Relacionado :  Lucas 2:1-20

El versículo anima a los padres a enseñar a los niños en formas apropiadas para la edad y / o de acuerdo con sus dones específicos.

En otras palabras, el versículo es un estímulo para criar a un niño de acuerdo a su / su etapa de la vida, mientras que observa los respectivos dones y habilidades dados por Dios. De este modo, el niño debe ser entrenado en la forma en que él / ella, en concreto, debe andar según Dios soberanamente lo ha trazado. Si ellos “no se aparten de” ese “camino”, entonces van a prosperar en esos dones y habilidades particulares (por ejemplo vocación.)

Sin embargo, es dudoso que estas interpretaciones de Proverbios 22: 6 sean correctas. El verso no es como una promesa general de bendición consecuente de una crianza y paternidad piadosa, sino la consiguiente advertencia general de dejar que un niño viva de acuerdo a su / sus deseos egoístas, naturales.

Por lo tanto, una traducción más probable es algo así como: “Comience / inicie al niño en su camino; aun cuando fuere viejo no se apartará de él. “La idea del versículo sería: “Si cría a su hijo de una manera que les permita seguir en sus deseos naturales, egocéntricos, saliéndose con la suya, entonces van a crecer totalmente entregado al egocentrismo.”

¿Qué nos enseña Proverbios 22:6?

La formación de los hijos es una labor importante en los hogares, ya influirá significativamente en el comportamiento futuro del niño, por lo que es esencial instruirlo en el camino sermón con valores cristianos que le permitan aprender sobre Dios y sus palabras, llenándolos de sabiduría para que actúen conforme al Señor y sean dignos de la salvación.

Contenido Relacionado :  Juan 14:27

En Proverbios 22:6, se releja la importancia de la formación cristiana de los hijos y los valores enseñados, pues dependiendo de la forma en que se instruye al niño en su camino sermón se definirá su forma de actuar y su relación con Dios.

Enseñar a los hijos sobre las Sagradas Escrituras y la vida de Jesús en la tierra les permitirá aprender desde pequeños valores cristianos y cómo actuar en los senderos de Dios, desarrollando progresivamente el interés por conocerlo íntimamente y obedecerlo para obtener su misericordia y gracia eterna.

No obstante, para que la enseñanza sea efectiva, los padres deben evaluarse e identificar qué tan bien conocen los mandamientos de Dios y las Sagradas Escrituras, si no se hace este auto reconocimiento se puede generar una falla en el proceso de aprendizaje al enseñarle doctrinas incorrectas a los hijos.

Conocer a Dios comienza cuando el niño conoce la importancia de orar y busca que el Señor esté presente en su día a día, teniendo temor a fallarle al caer en pecados o pensamientos impuros. Desde pequeño instruye al niño en su camino sermón y verás que progresivamente se irá convirtiendo en un hombre digno de la salvación encaminado a los senderos del Padre.

Vídeos de Proverbios 22:6

Contenido

Entradas Relacionadas